El coste de emprender en España

Cuando uno está montando un nuevo proyecto piensa que todo van a ser facilidades y que los procesos están hechos para impulsar  la creación de empresas y generar riqueza en tu zona o país.

Y en España por desgracia estamos muy lejos de la realidad, hace poco el País redactaba un artículo diciendo que en España es mas difícil crear una empresa que en Zambia, concretamente España se encuentra en el puesto 136 del mundo en este ranking.

Cuesta pensar que si queremos ser un país avanzado, dinámico, ágil y con una innovación que sea admirada por otros países, pongamos tantas trabas a los que se arriesgan a emprender. El titular en si no quiere despreciar a Zambia, quiere resaltar la dificultad que pone el gobierno con sus leyes y su burocracia, que incluso está por debajo de otros países menos desarrollados.

Esto no tiene por que desanimar, pero si causa muchos problemas al inicio de la actividad y consume muchos recursos del emprendedor, no solo económicos, si no también de tiempo y preocupaciones, aumentando la complejidad de los problemas del día a día.

A esto además, hay que añadirle que en otros países el coste económico es mucho mas barato, un caso muy claro está en el autónomo, que en algunos países como Francia no se paga nada el primer año, lo que le da mayor posibilidad de supervivencia a un proyecto, consiguiendo con ello que el primer año pueda sobrevivir mientras se asienta el negocio y se van consiguiendo clientes. O también en el caso de crear una Sociedad Limitada, donde en España son necesarios 3.000 € y en Gran Bretaña nada.

Lo que se debería hacer es quitar procesos y papeleos, abaratar el inicio de la actividad para que aumente el nivel de supervivencia del primer año, con ello conseguiríamos que los emprendedores puedan estar mas centrados en el negocio, apuesten mas por la innovación y quiten preocupaciones de sus cabezas tanto en impuestos como en papeles administrativos.

 

 

No todo el que quiere puede

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo que publicó el verano pasado Alejandro Suárez : “Que no te vendan motos: el fraude del “si quieres, puedes”.

Cuando veo a las instituciones, medios de comunicación y otras entidades públicas creando eventos para emprender, fomentando a crear empresas como si fuera un despacho de pan.

En el artículo hace una referencia a una exageración, a que si el hubiera querido ser estrella de la NBA, por el principio de querer es poder, lo hubiera sido, y por eso ilustro este artículo con una fotografía de Magic Johnson, mi jugador preferido y claro ejemplo de que algunos estamos genéticamente mas predispuestos para poder hacer unas cosas y otros no.

El ejemplo de la genética es fácil poder argumentar la afirmación de que no todo el que quiere puede, pero también se puede extrapolar a otras habilidades personales de cada uno, no se bien por que, si por educación o de nacimiento, hay personas  que tienen unas características particulares que les hacen ser mas propensos a tener éxito si crean una empresa que otros, y eso es una realidad, como comenta en el artículo Alejandro Suárez. El problema viene cuando te viene alguien con ganas de crear su propia empresa y ves ya desde principio que no tiene esas habilidades y que por mucho que lo intente no va conseguir el objetivo que tiene en mente, y lo normal es que se gastes todos sus ahorros en unas expectativas futuras que nunca llegarán.

Por una parte me parece una irresponsabilidad motivar a unas personas a hacer algo para lo que no están cualificadas, para emprender hay que estar capacitado y formado, y sobre todo tener una resistencia personal para aguantar todos los reveses y seguir adelante.

Todo el mundo que quiera que pruebe, pero para no arruinarse, lo mejor es que lo haga muy a nivel local, que ponga a prueba si tiene las habilidades para poder emprender, marcarse por ejemplo un proyecto pequeño, sacar una revista de anuncios de negocios locales, vender algún material a sus vecinos, comprar algo casero de un lugar lejano e intentar venderlo. Con estas pequeñas pruebas podemos ver si tenemos esas cualidades, y si nos sentimos bien, aunque hayamos fracasados en las ventas y no tengamos los beneficios esperados, podemos evaluarnos si queremos arriesgar mas tiempo y dinero, hacernos una evaluación de si seremos capaces de lleva metas mas importantes.

 

Libro: Pequeñas apuestas

Dicidi a leer Pequeñas apuestas por las personas que lo recomendaban. Me llamó la atención el texto de la portada también “Cómo las ideas mas innovadoras vienen de pequeños descubrimientos”.

El libro comienza muy bien, explicando de forma sencilla y clara que genios en el mundo hay muy pocos, y que la mayoría de las personas han ido creciendo a base de hacer pequeñas apuestas en su vida, descartar los fallos y errores y mejorando las que tenían éxito. Sigue básicamente el concepto de que  para desarrollar  una idea tienes que hacer muchas pruebas de concepto, prototipos, para ir viendo como reaccionan tu clientes o seguidores, y a partir de ahí y explotando las ideas o productos que mejor aceptación tengan, tienes que invertir tiempo y recursos en probar las ideas, no esperar a tenerlo todo cerrado y lanzarlo directamente al mercado sin haberlo probado antes muchas veces.

El libro luego va desarrollando ejemplos en como en otros sectores, pero para mí pierde interés, creo que se podía haber quedado en un documento mucho mas reducido, donde expone el concepto de esas pequeñas apuestas, luego desarrollar ejemplos a través de un blog o artículos en prensa.

Recomiendo que si alguien tiene algún libro al alcance en una librería y tiene algo de tiempo, se lea las primeras 40 páginas y ya habrá sacado la información suficiente para saber que pone en el resto, como cuando en una película has visto una parte y ya sabes lo que va a pasar en el final.