Libro “Si Puedes”

  Este libro de Alejandro Suarez no es precisamente el mejor de los que ha escrito. Mas que un libro es un periódico con artículos hablando de variados temas teniendo como foco la motivación para emprendedores y empresarios.

Solo decir que he tardado de leerlo mas de lo normal, dado que al no darle rango de libro lo tenía en mi mesita de noche y lo leía a ratos.

Hay varías píldoras que me han gustado mucho, por lo que he tomado notas de ellas, y sobre de algunas anécdotas con la que va salpicando el libro.

Recomiendo leerlo por encima de cualquier otra revista, artículo o pasatiempo que en verdad no aporta nada, pero mas que un libro lo veo como un resumen de artículos de columna de periódico, condimentados con anécdotas. Para pasar el tiempo esta bien.

La problemática que le veo a este tipo de libros, donde se resumen muchas ideas en pequeños capítulos, es que al no tener un hilo argumental con el que te vas atrapando en la explicación del autor, no profundizas sobre un tema, y actualmente con la de distracciones que tenemos, concentrarte en aprender de un pequeño capítulo se me queda insuficiente. Huyo de estos libros, casi no aportan nada y leyendo referencias sobre ellos en otros blogs casi puedes sacar lo bueno que tiene dentro. Pero en este caso me lo he leído por que Alejandro tiene crédito suficiente, aunque sea para publicar este tipo de contenidos.

Como buen grupo de música, Alejandro va a tener una carrera importante en el mundo de la literatura, tendrá obras buenas, normales y malas. Si no conoces al autor y tienes ganas de lanzar un proyecto te recomiendo que mejor te leas antes: “Ha llegado la hora de montar tu empresa”.

Aun así, sigo esperando que me sorprenda con su próximo libro.

El “gap” Freaky

El otro día en la clausura del Evento Blog Barcelona de 2013, Genías Roca dió una charla magistral, como suele tenernos acostumbrados. Entre los muchos aspectos que trató hubo uno que me gustó como lo denominó “El Gap Freaky”. Calificaba de ese modo al salto que existe tecnológicamente entre dos personas independientemente del nivel de conocimiento de las mismas.

Denominaba que normalmente hay un Gap (brecha o diferencia es la traducción en español), tanto por exceso como por defecto. Cuando una persona hablaba por ejemplo de una tecnología, como un integrar un  foro en un espacio web y lo trataba con una que su conocimiento de tecnología era muy pequeño, el hueco que existe hace que sea difícil el entendimiento, e igualmente comentaba que si esta propuesta de integrar el foro se lo planteaba a un ingeniero de Google, te trataría como un simple, dado que con su grado de conocimiento de tecnología parece que le insultas hablando de un foro.

Hacía referencia a este Gap, por que normalmente se produce en nuestro día a día cuando hablamos de tecnología con otras personas.

Destaco este punto por que el problema que tienen muchos entendidos en tecnologías, es que no saben superar este Gap, empatizar con su interlocutor, conseguir reducir esta brecha de tal forma que la otra persona se sienta cómoda. Los que mejor transmiten un proyecto o idea son los que consiguen tender un puente sobre este salto e ir acercándose a un punto intermedio de encuentro.

Ahora, gracias a Genís, ya tengo una denominación al proceso mental que realizo cada vez que me encuentro con otra persona, e intento explicarle cual es el proyecto tecnológico mas adecuado para su empresa.

 

Bicicletas abuelos: ¿Hay mercado para mi producto?

En este artículo quiero reflejar una realidad con la que me encuentro muchas veces cuando hablo con jóvenes emprendedores.

Me plantean una idea y un proyecto donde se les ve muy ilusionados, derrochan pasión hablando de su proyecto, pero a veces no han estudiado bien la realidad del mismo.

Se me planteo montar una idea, por ejemplo, una tienda de bicicletas especializadas para abuelos, donde ellos pueden comprar modelos exclusivos y accesorios especiales para ellos. Veo que existe un mercado potencial muy alto, mas en países donde la población cada día envejece más.

Navegando por internet no encuentro apenas competencia, un espacio donde reparan bicicletas antiguas, un prototipo de bicicleta distinto, etc. Les suelo comentar a los nuevos emprendedores que también miren en Google AdWords o en http://www.keywordspy.com las búsquedas de los usuarios de esas palabras. Si no arrojan ningún resultado a lo mejor es que no existen clientes, aunque les parezca una muy buena idea y a nadie se le haya ocurrido.

Curioseando en Google AdWords me sale que no existen búsquedas por esas palabras, ni tampoco por “Bicicletas mayores”. Este indicativo debería ser ya un freno para no continuar el proyecto, si nadie busca “bicicletas abuelos” por esas palabras o por semejantes, es por que no existe un mercado, no se la causa, no la estudio en profundidad, pero se puede deber a varios aspectos: Que los abuelos no se quieren diferenciar de los otros usuarios y cuando buscan bicicletas las quieren de las normales, que no existen muchos abuelos que monten en bicicleta aunque lo parezca, o que los abuelos estén buscando la bicicleta eléctrica sin tener que ponerle ningún adjetivo calificativo.

Si el proyecto que tiene entre manos el emprendedor es algo distinto, que no tiene mercado por que no sabe que lo quiere: “Muchas veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas.” (Steve Jobs), puede ser posible, pero eso ocurre muy pocas veces y con cosas que son rompedoras, normalmente con la modificación de algo básico no se suele causar este efecto.

Recomiendo siempre, que antes de continuar un proyecto, se analice bien las búsquedas de palabras claves cuando queramos vender productos, la información que nos da Goolge AdWords es muy valiosa para saber que demanda y competencia existe, y sobre todo, por que tipo de palabras busca la gente un producto parecido o alternativo al que queremos vender.

 

Libro “Internet puede salvar tu empresa o hundirla”

El libro “Internet puede salvar tu empresa o hundirla”, escrito por Rodolfo Carpintier, es un estupendo manual de la buenas maneras.

El libro desarrolla una trama partiendo de un joven que quiere convertir la empresa de su padre, que esta bajando en ventas, en un negocio on line rentable. Partiendo desde un negocio totalmente off, pero tomando la nueva empresa web como un producto totalmente distinto.

Parte de una situación que no es frecuente encontrar en proyectos cuando son de emprendedores jóvenes en su primera empresa, dado que no es normal iniciar un proyecto con 300.000 € de inversión y una cartera de clientes inicial, pero el libro esta planteado mas hacía compañías que ya están en el mercado, que ven que sus ventas caen o no crecen y que necesitan llegar a los clientes que ya compran por internet.

Plantea el argumento del libro de tal forma que el lector va leyendo al mismo tiempo que crece el proyecto, dando muchos consejos, sobre todo que se necesitan contratar buenos profesionales, pagar bien a estos, para conseguir buenos resultados. Durante todo el libro insiste en este aspecto, y me parece fundamental, no puede conseguir un buen proyecto queriendo pagar lo mínimo y mal, que es lo que hacen muchos empresarios, se gastan miles de euros en un evento o presentación de un producto y luego en la web solo se quieren gastar solo 1.000 €, por ejemplo. Por eso digo que el libro en general es un catálogo de buenas maneras, tanto técnicas como económicas.

Si eres un emprendedor que tienes pocos recursos te recomiendo leer otros libros primero, sobre todo para que no te desanimes y veas todo muy oscuro si no tienes capital suficiente para comenzar a lo grande.

Si eres una empresa de las que lleva muchos años en el mercado y estas abordando tu entrada en el comercio digital de forma rácana y sin resultados es fundamental que leas el libro, que entiendas que se necesitan los mismos recursos para abrir un local que para abrir un proyecto web, que necesita inversión para una estrategia buena y sostenible en el tiempo.

Internet y los padres

Siempre existe una brecha entre padres e hijos. Una brecha natural que se va ampliando a partir de la adolescencia, fomentaba precisamente por por los jóvenes para distanciarse en gustos y comportamientos de sus padres.

Aunque el joven quiera distanciarse, lo que no se da cuenta es que si sus padres han actuado bien mientras lo educan tendrá una valores intrínsecos marcados, unos valores que le guiarán dentro de camino de auto independencia.

Para los padres que andan preocupados por el uso de sus hijos de internet, las redes sociales y los teléfonos móviles, deben seguir una regla principal: “Los hijos hasta la adolescencia siguen las pautas de los padres”. Si un padre no entiende nada de internet, no quiere hacer el esfuerzo de meterse y aprender a manejar redes sociales, de utilizar internet en el móvil, no le transmitirá ningún valor personal, no podrá ser una guía indirecta de pautas a seguir, lo que está haciendo es dejar al niño o joven a que tenga su propio criterio sin poder tener una referencia.

Si un padre utiliza la tecnología delante de su hijo, de vez en cuando comparte con el tiempo mientras se conecta, el hijo va viendo que hace su padre mientras navega, sin querer le va transmitiendo sus valores. Si un padre habla bien en la redes sociales, sube fotos normales, ninguna con poca ropa ni con copas, cuando salen imágenes pornográficas nos e escandaliza, simplemente las quita y dice que son basura igual que otro spam, le enseña como esquivarlas. Lo que un padre no puede querer es que si el sube fotos de la playa, o de fiestas, o bromas pesadas, su hijo no haga lo mismo, es por eso que no se puede pedir algo que el padre no hace.

No es bueno que un padre oculte contraseñas, quite internet en casa o prohíba el uso del ordenador, los jóvenes se buscaran alguna manera de acceder a las redes sociales, incluso se inventarán perfiles falsos si sus padre les prohíben el acceso, internet se ha convertido ya en un canal de comunicación imprescindible y los jóvenes no van a renunciar a el. Por eso la mejor manera es inculcarle valores desde que es un niño, que aprenda a usarlo bien, que entienda que son pautas buenas y cuales son malas.

Otro consejo importante es que no es bueno estar encima de los hijos obligándoles a sus tu amigo en redes sociales o aplicaciones, pero si es bueno que haya siempre algún familiar mayor, ya sea un primo, vecino, etc, que pueda detectar algo sospechoso o ayudarle cuando tenga un problema en las redes sociales.

Si un padre no esta preparado o desconoce internet y las redes sociales lo mejor es que se informe o acuda  a un profesional. Igual que se acerca a una academia de inglés para que le ayuden a su hijo por que el padre no puede ayudarle en esta asignatura, deberá acudir a un profesional para que les aconseje y enseñe a su hijo como debe comportarse cuando este conectado.