Libro: Las leyes de la simplicidad

El libro “Las leyes de la simplicidad“, de John Maeda, nunca lo escucho como un libro recomendado para emprendedores. Lo leí hace muchos años y me gusto tanto que me lo compré.

Es un libro muy fácil de leer, como el mismo autor dice, se puede leer entero de el en un viaje.

Y no por ser tan sencillo y corte desmerece ser destacado como un libro muy interesante e importante.

El autor propone 10 leyes de la simplicidad, que podéis ver en esta presentación, de una forma tan sencilla.

En las leyes que propone aplica sobre todo la lógica y el sentido común, pro ejemplo en su primera Ley, la de Reducir, expone que si se quiere conseguir un tamaño pequeño pues no muestres todas las funcionalidades que el usuario necesita al principio, escóndelas y que aparezcan cuando el usuario las reclame. Esta el claro ejemplo de una web donde los creadores quieren exponer todos los contenidos en la página principal, con lo que consiguen al final confundir a sus posibles clientes, y que estos abandonen el sitio o no realicen la compra al tener saturación de información.

Otra de la de las leyes habla del ahorro del tiempo, a nadie le gusta esperar, y cualquier proceso que lleve a un ahorro de tiempo se considera que simplifica cualquier proceso.

No voy a destripar el libro, dado que al ser de muy pocas páginas, cualquier buen post te da un buen resumen del mismo, además en la presentación se puede ver con detalles el contenido del mismo. Pero si quiero decir que es muy recomendable su lectura, y no solo una vez, si no cada cierto tiempo, para poder refrescar los conceptos, dado que se pueden aplicar a cualquier aspecto de la empresa y de los emprendedores.

Lo importante es intentar hacer las cosas de forma sencilla y simple, lo que conseguirá que se disponga de mas tiempo y recursos para los temas importantes y cruciales de cada proyecto.

 

 

Algo esta cambiando con los emprendedores

Definitivamente, algo esta cambiando en el mundo de los emprendedores: Al 69% de los jóvenes le gustaría crear su propio negocio.
Es una gran noticia, aunque sea consecuencia del paro que arrastra España y la situación agónica de muchos jóvenes. Hasta hace bien poco a la juventud se le incitaba desde su entorno familiar a buscar un trabajo llamado “fijo”, y se le alababa si conseguía un puesto en la Administración Pública o en el sector de la banca. Como actualmente hasta en la banca se producen despidos, y en la administración no se ofrecen oposiciones y sufren reducción de sus derechos, pues ya no existe ese trabajo perfecto con el que sueñan los padres para sus hijos.

La filosofía instalada en España de tener un trabajo fijo para toda la vida, a diferencia de la cultura anglosajona, donde la rotación de empleo es mucho mayor, lastraba desde la infancia a los jóvenes a buscar esa supuesta estabilidad y seguridad que le vendían desde su entorno. Se crecía diciendo que si estudiabas mucho o si te esforzabas y preparabas unas oposiciones, tendrías un trabajo estable y seguro, y eso no era verdad, lo que pasa es que durante estos últimos años de crecimiento desmesurado se cumplía ese patrón, hasta que ha aparecido un cisne negro.

Es importante crear una cantera, si no existe una cantera de emprendedores, no llegarán a triunfar los buenos. Suelo explicar esto como el deporte, cuantos mas niños haya practicando un deporte desde la base, mayor será la posibilidad de poder tener mejores profesionales, e incluso estrellas mundiales. SI en un país, por ejemplo, se practica desde la escuela el ajedrez, hay muchos clubs, torneos, los niños ven a sus padres jugando en el parque o los fines de semanas, será mas fácil que salgan grandes jugadores. SI en un país hay una gran cantera de emprendedores, será mucho más sencillo que salgan grandes proyectos y empresas.

Aunque esta encuesta, sobre la que me baso para escribir mi artículo, me sigue pareciendo muy optimista, es un paso importante para ir cambiando la mentalidad, en el 2008 el 94,2% de los andaluces universitarios querían ser funcionarios. En otras los datos siguen siendo preocupantes. En el ABC publicaban hace unos pocos días que solo el 31,8% de los jóvenes quiere ser emprendedor. O este otro de la Razón sobre los universitarios.

En verdad, los datos se pueden cambiar según el interés de la entidad que realice la encuesta, pero lo importante es que poco a poco se va dando un cambio, sobre todo por la necesidad actual, que hace que los jóvenes vean en el emprendimiento una salida más a estudiar, esto esta produciendo un cambio de mentalidad, tanto en el mismo emprendedor como en su entorno.

Aunque algunos medios digan que estamos comenzando con esta burbuja emprendedora, a la que se le han sumado los políticos, instituciones, asesores, mentores o profesionales, es un buen cambio de mentalidad para una sociedad que siempre ha pensado en el trabajo fijo y en que las casas son una buena inversión por que siempre suben.

Bienvenido el cambio, que aunque sea poco a poco, se esta dando y sobre todo que también se cambie esa imagen que se tiene de que el empresario va a dar el pelotazo y a explotar a los trabajadores, cuando eso son solo unos pocos, la gran mayoría sufre mucho para sacar su PYME adelante.

Cambia algo durante 30 dias

En esta charla muy corta de Matt Cutts, habla sobre como se pueden hacer cambios en tus hábitos de vida por 30 días.

Lo que me ha gustado de esta presentación es que Matt transmite algo muy simple, es que se pueden hacer cambios muy importantes haciendo pequeños gestos de 30 dias. Me recuerda un poco al concepto de de “Pequeñas apuestas” pero orientado a la persona y sus logros personales.

Propone algo tan sencillo como que cambiemos un hábito por otro durante solo 30 días, ni uno mas, que solo dure un mes, este cambio nos hará valorar más el paso del tiempo, tendremos una mayor riqueza de lo que hacemos cada dia y al final nos supondrá un cambio en nuestra persona que trascenderá mas allá de los 30 días.

Este ejemplo me gusta ponerlo a las personas que tienen una mentalidad fija, les animo a hagan un cambio que parece pequeño, como ir al trabajo de otra forma, desayunar en un bar distinto comida sana, evitar comprar chucherías/patatas durante un tiempo, tomar un café con algún familiar todos los días, etc.

A nivel empresarial propongo:

  • Enviar un email a algún antiguo cliente cada día. Prometerse a escribir un email de saluda a antiguos clientes y proponerles hacerle una visita para tomar un café y hablar sobre como van las cosas.
  • Escribir en una hoja algún principio inspirador. Coger un bloque de posit y escribir un pensamiento positivo y ponerlo en la pared.
  • Charlar 5 minutos con algún compañero del trabajo o vecino del edificio. Antes de entrar a trabajar saludar a algún compañero o vecino, darle los buenos días y preguntarle por como está. Con esta acción mejorarás mucho tus relaciones y te sorprenderás de como afecta mejor a tu estancia en el trabajo.
  • Llevar un pequeño detalle de comer para repartir. Comprar chucherías, chicles o frutos secos.
  • Llevar siempre un libro encima, si es posible acudir al trabajo en autobús o tren, que te permita leer libros o artículos que te ayuden a mejorar tu formación empresarial. Llevar el libro encima además te permite en tiempos muertos, por ejemplo esperando a una reunión, poder leer.

Cambiar pequeñas costumbres que luego te pueden ayudar personalmente a mejorar y de paso a tu proyecto, a tus relaciones y a tu autoestima, por que cuando una persona comparte, escucha o regala algo se siente mejor. Con un pequeño cambio puedes comprobar como se generan otros mas grandes sin buscarlo.