La sociedad no admite el fracaso

La sociedad no admite el fracaso. Fue la ficha mas votada en una de las actividades que realizamos varios empresarios y emprendedores el otro día. Siguiendo con el tema que comentaba en el post anterior, en la sesión de trabajo que tuvimos destacó otro tema muy importante, que la sociedad no admite el fracaso, es algo que está muy mal visto, como si fueras un perdedor por haber fracasado.

La imagen que se alaba siempre es de los ganadores, de los vencen a los demás, y consideran fracasados a todos los que no sean triunfadores. Por eso muchos proyectos nunca salen al la luz, por que el miedo al fracaso los paraliza, el miedo a ser señalados como fracasados es mas fuerte que la ilusión de emprender.

Como se puede comprobar en la foto que tomé del encuentro, era la opinión mas generalizada, que fracasar se ve como algo peyorativo y no positivo, dado que no se tienen en cuenta las experiencias acumulada, los conocimientos adquiridos y sobre todo, la felicidad e ilusión que se ha tenido emprendiendo. Estos conocimientos y sentimientos se ocultan bajo el paraguas del fracaso, sin importar nada, por lo que se reduce todo el proceso creativo de pensar en un proyecto y lanzarlos a solo dos datos: Éxito o fracaso.

No hay tampoco que ensalzar el fracaso, no hay que defenderlo como algo bueno, tampoco es cuestión de alegrarse de los fracasos, pero si debe ser una opción real a manejar en cualquier proyecto que se lleve a cabo, y para ello, hacer los ajustes económicos y personales que sean necesarios para que este fracaso te afecte lo menos posible a próximos intentos. Si considero un fracasado al que falla por primera vez y no lo vuelve a intentar, y lo considero un fracasado por rendirse al primer intento, es como si un niño a la primera caída en la bicicleta decidiera no volver a pedalear mas, sobre todo por que estaba esperando esta excusa del fracaso para no volver a intentarlo más.

Lo que quiero transmitir es que, mientras se esta emprendiendo un proyecto se consiguen aunar unas sensaciones emocionales difíciles de entender si no lo has hecho, y esas sensaciones emocionales no tienen nada que ver con el éxito y fracaso final. Dentro de un fracaso final puede haber muchos momentos de pequeños éxitos en el camino, desde conseguir el primer cliente, terminar un prototipo, recibir una alabanza por la idea, recibir un elogio por el riesgo que asumes o compartir un rato con emprendedores, etc. Hay muchos momentos de pequeños éxitos que hacen que merezca la pena emprender el camino de un proyecto empresarial, aunque al final pueda ser un fracaso.

Cuando una pareja sentimental rompe, es un fracaso, pero en este caso si se suele decir: “fue bonito mientras duró”, “Que te quiten lo bailao”, “Mira lo positivo, fue muy romántico el tiempo que estuvisteis juntos”, etc. Pero en el tema empresarial y emprendedor como que nadie piensa en estos términos, incluso si uno encadena varios fracasos seguidos, no entienden que se disfruta mucho en lo que hace y no solo en un objetivo final: el éxito.

 

 

Empresario igual a Diablo

La semana acudí a un evento lleno de Empresarios y Emprendedores. Éramos unos 60, entre ellos estaban los fundadores de: Carlos Borrás de Onutech, Jose A. Perez de Restaurant50, Víctor Infante de Bionaturis, Victor Ayllon de Novaire, Francisco Guillén de Vestidia, Javier Vidal de Tawea, etc. Era un grupo muy heterogéneo de empresarios y emprendedores.

Trabajamos durante un día todos juntos sacando conclusiones sobre muchos aspectos de la sociedad y la economía desde el punto de vida del empresario y emprendedor.

En una de las sesiones de trabajo se pidió que se plantearan que tipo de aspectos sociales se transmitían en la situación actual en España. Llamo mucho la atención una frase que dijo uno de los participantes, la puso en un papel en la pared y fue una de las votadas: “Empresario = Diablo”. Frase que acompañaba con un dibujo ilustrativo.

Y es la triste realidad de la imagen que se tiene de los empresarios en general en la sociedad Española, en los medios de comunicación solo salen los empresarios corruptos y la imagen que se da de ellos es la de el pelotazo y la estafa, cuando en realidad estamos en un país de Pymes, donde la mayoría de los empresarios sufren por salir adelante, intentar pagar los salarios acordados y pierden su patrimonio intentando generar un negocio.

Esta imagen viene de crear una figura del empresario distorsionada por parte de instituciones y medios de comunicación, crean la figura de que el empresario solo busca el pelotazo, explotar todos los recursos sin piedad, incluidas las personas, sin miramientos hacia los demás y la sociedad. A todo esto se le añade que el querer ganar dinero con tu trabajo esta mal visto, si una persona se arruina es un pobrecito, si consigue crear una buena empresa, generar empresa y estabilidad, y obtener un beneficio por su esfuerzo y riesgo, pues esta mal visto, como si tuviera que ganar algo, pero no mucho mas que sus empleados, por que eso está mal visto, cuando durante muchos años ha estado poniendo toda su vida en riesgo con la posibilidad de obtener nada.

La envidia es muy mala, ya lo expliqué en el efecto 22 de diciembre, y sobre todo que nadie ve lo duro que es el camino, la de posibles empresarios o emprendedores que arriesgan y lo pierden todo, esos no salen en los periódicos o en la TV, vendiendo además la imagen de que siempre explotan a sus empleados, que estos siempre están mal pagados y poco respetados, como si fueran presos o rehenes, teniendo estos la posibilidad de salir al mercado y crear su propia empresa y arriesgar, y es aquí cuando se dan cuenta de lo duro que es todo. Muchos ex empleados de otras empresas ven la realidad cuando lideran su propio proyecto, cuando se convierten en empresarios y cuando tienen el primer empleado.

Actualmente esta visión del empresario esta cambiando en España, la crisis ha obligado a muchas personas a lanzarse a emprender, lo que les ha llevado a ver lo duro que es todo, montar el proyecto, salir al mercado, vender, contratar empleados, etc. , comparten sus experiencias con amigos y familiares, los cuales ahora comienzan a verlo mas como un sufridor que un diablo, y si sale adelante y consigue prosperar y generar riqueza personal, seguro que su familia lo ve normal y justo por su riesgo y sufrimiento. 

 

 

Libro: El valor de lo intangible

El libro “El valor de lo intangible”, escrito por estos tres autores: Ismael Santiago, Félix Jiménez y Antonio de la Torre, llego a mis manos gracias a uno de los autores. En un principio no le presté mucha atención, pero luego cuando lo leí vi que dentro tenía conceptos interesantes que te pueden aportar una perspectiva distinta del valor de lo intangible de una empresa. La valoración de los valores de las acciones de una empresa es uno de los temas más problemáticos dentro de las finanzas y sobre el que se han centrado numerosos estudios.

En palabras del propio autor: “Cada día son más frecuentes las operaciones financieras en las que es necesario disponer del valor de la empresa. En general cualquier cambio importante en el seno de la empresa debe implicar una valoración de la misma, con el propósito de determinar el efecto de dicho cambio sobre el valor de la empresa.

La valoración podríamos resumirla en un proceso de negociación en la que cada una de las partes esgrimirá las razones por las que está dispuesto a ceder, o adquirir, la sociedad por no menos, o por no más, del precio estipulado. Para apoyar estas razones existen distintos métodos de valoración y, en la negociación, cada uno intentará hacer prevalecer aquel método que mejor le sirva para justificar el valor que está dispuesto a pagar o cobrar.   Este nuevo libro dedicado a la valoración de empresas, tecnologías e intangibles permite conocer las diferentes metodologías existentes de manera práctica, con ejemplos de la vida real en las que ha participado profesionalmente la firma de M2M Marketplace. La novedad que encontramos en esta obra es el nuevo sistema de valoración diseñado por M2M conjuntamente con el grupo de investigación de “Finanzas y Turismo” de la Universidad de Sevilla, denominado LIC (Lean Intellectual Capital). Esta metodología ya se ha aplicado con éxito en diversas empresas del ámbito tecnológico (TIC, biotech, energías renovables, etc.).   El propósito de LIC es ser un nuevo método de gestión y valoración de intangibles, que permite identificar el potencial de la empresa para establecer ventajas competitivas, mediante la identificación y análisis estratégico de los recursos y habilidades que posee la organización.   Los autores pretenden mostrar con el nuevo modelo LIC que las organizaciones dediquen una atención preferente a identificar, medir, evaluar estratégicamente, desarrollar, proteger, desplegar y monetizar aquellas capacidades y recursos que permitan lograr ventajas competitivas sostenibles, y que por tanto incrementen la creación de valor de las compañías. Para ello se identifican y auditan las capacidades clave del capital intelectual que permiten a la empresa alcanzar sus objetivos y competir con las organizaciones con mejor rendimiento en el mercado (benchmarking).   El método LIC ofrece un sistema de medición y valoración de indicadores (financieros y no financieros) que tratan de evaluar los factores que conducen a las organizaciones hacia el éxito (factores críticos de competitividad) mediante un benchmarking competitivo. Este sistema de indicadores se elabora en torno a áreas clave, que representan las relaciones con clientes, accionistas y otros stakeholders de la empresa (enfoque Lean). La medición del desempeño, realizada a través de los indicadores, tiene como objetivo efectuar un seguimiento del grado de cumplimiento de la estrategia empresarial.   En el modelo LIC, el Capital Intelectual está formado por cuatro bloques que lo estructuran: Capital Humano, Capital Estructural, Capital Cliente y Capital Relacional.”

El libro tiene una pequeña parte inicial donde se aprenden conceptos interesantes, y ya luego entra en una parte técnica mas compleja y profunda.

 

La soledad del emprendedor

Suele decirse que el emprendedor es un ser solitario, se suele asociar al emprendedor la soledad como un atributo innato a su pasión de emprender. Pero tal afirmación no es verdad, y mucho menos en estos tiempos donde la base de cualquier empresa es la colaboración y la comunicación.

Si hay trazos de soledad en cada emprendedor, pero que es inherente a todo ser humano, dado cada uno es una unidad independiente e única y tiene que actuar ante los demás de forma solitaria. Pero un emprendedor no es mas solitario que cualquier otra persona.

Hay momentos en que la vida te da un revés, ya sea por temas económicos, personales o familiares, y es en esos momentos cuando toda persona tiende a sentirse solo, sobre todo por que comprueba cuales de sus relaciones actuales son las que de verdad le demuestran algún sentimiento de afinidad y cuales no. Al emprendedor le ocurre lo mismo, en los malos momentos muy pocas de sus relaciones creadas se mantienen conectadas, la gran mayoría desaparecen, pero igual le ocurre a cualquier persona que pase por algún contra tiempo.

En la parte emprendedora de cada uno hay dos corrientes muy diferenciadas: a) Los que dicen que siempre mejor solo que con socios, que los socios son una carga y solo consiguen entorpecer cualquier proyecto y normalmente arruinarlo, y otra parte y b) Los que dicen que el éxito suele venir de la unión de dos perfiles distintos, y para apoyar esta afirmación usan el claro ejemplo de Steve Jobs y Steve Wozniak con Apple.

Tiene algo de romántico y mitológico pensar que un emprendedor es como los antiguos descubridores o misioneros, personajes que recorrían el mundo descubriendo civilizaciones y parajes desconocidos para el mundo occidental, pero estos no hubieran podido realizar sus hazañas sin un buen equipo y la financiación necesaria. Y es aquí donde un emprendedor debe tener en cuenta que estar acompañado puede ser una gran solución, primero por que otro emprendedor puede aportar los conocimientos técnicos que se carecen, así como una persona con la que debatir y plantear otros puntos de vista.

La soledad del emprendedor por tanto, es mas un mito, una figura retórica y poética que una realidad, existen todo tipo de emprendedores, y los que se se encuentran solos son por que lo han decidido ellos mismos, y seguramente que se encuentran en ese estado en relación a proyecto, pero no a sus aficiones y familia, por lo que esa soledad es solo un atributo, tan loable como el que que busca socios para complementar carencias que cree necesarias cubrir.

Si quiero resaltar un aspecto que tiene que hacer reflexionar a todo emprendedor, si tienes un socio en tu proyecto y cuando hay un problema desaparece, pues en verdad no era tu socio, solo estaba por la expectativa de dinero y de conseguir una nómina a final de mes, si detectas algún comportamiento de este tipo en tus compañeros de proyectos, es mejor estar solo, por que en realidad, ya lo estas, aunque compartas el proyecto, estas solo, y te darás cuenta al primer problema importante que tenga el proyecto.