Libro: El monje que vendió su Ferrari

El libro: “El monje que vendió su Ferrari“, de Robin Sharma, lo leí hace tiempo, pero hasta ahora no he decidido hacer mi propia crítica, y lo he hecho por que sigue siendo un éxito de ventas en España, a fecha de hoy en la página web de la Casa del Libro sigue apareciendo en la lista de los mas vendido de no ficción.

No me gusto mucho el libro, la verdad es que lo veo mas como un cuento de hadas para niños bien escrito, se me asemeja a un libro de auto ayuda, en lo que respecta pude sacar pocas cosas de el, aunque en general se puede leer, dado que es muy sencillo y fácil, y siempre se aprende de toda lectura, bueno, casi siempre.

Tiene frases muy genéricas y manidas, pero todas vistas desde la perspectiva de un adolescente si tienen mucho mas sentido. En general lo que te muestra es que debes centrarte en lo que te haga feliz, ser siempre positivo, es la única manera de salir adelante, aunque te encuentres en situaciones muy duras,

El libro en verdad se podría resumir en lecciones que caben en un twit, son sentencias  muy fácil de decir pero muy difícil de llevar a cabo, no por que sean difíciles de ejecutar, si no por que son muchas.

Algunas de las frases:

  • “Empieza a vivir de tu imaginación, no de tus recuerdos”.
  • “El secreto de la felicidad es simple, averigua que es lo que te gusta hacer y dirige todas tus energías en esa dirección.”
  • “El éxito, como la felicidad, no debe perseguirse, sino seguirse”.
  • “Cada segundo que inviertes pensando en los sueños de otro, te estás apartando de los tuyos”.
  • “Nunca buscan ser superiores a ningún otro, sino ser superiores a su propio yo”.
  • “Hay que moverse por prioridades, ese es el secreto del dominio del tiempo”.
  • “Vive hoy, pues ya no habrá otro día igual que este”….

No me gustan este tipo de libros de frases grandilocuentes, que sueltan sentencias, pero gracias a que el precio del libro esta lo suficientemente barato, por el precio de una copa en un bar, puede merecer la pena comprarlo, leerlo un rato en una espera, ya sea en una estación de autobuses, tren o aeropuerto, o en la consulta de un médico.

No lo he recomendado a ningún amigo, por que siempre he tenido otros libros mejores que recomendar, pero como sigue estando en el top de  ventas, supongo que a mucha gente le ha encantado y lo han recomendado, en este caso yo estaré equivocado con la gran mayoría.

 

Emprendedor Semilla

El otro día use “Emprendedor Semilla” por primera vez como palabra para definir el estado inicial de un emprendedor frágil.

Con el término de “Emprendedor Semilla” me quería referir a muchos emprendedores, por no decir a casi todos, que en sus inicios se encuentran en un estado tan débil y frágil como una semilla.

El juego de palabras lo use como un guiño, dado que también hacía referencia a lo que en términos de financiación se llama “Capital semilla“. Jugando con esas palabras en verdad, me quería hacer referir a que la mayoría de los emprendedores se encuentran en sus inicios en una situación muy frágil, sin recursos, sin dinero y sin apoyos. Use el término “Emprendedor semilla” también para que uno evaluara lo débil que comienza su andadura emprendiendo un proyecto, tan débil como una semilla y con tan pocos recursos que hasta una financiación de capital semilla les salvaría el proyecto.

La mayoría de los emprendedores piensan que con la idea ya lo tienen todo, que una idea magnífica les llevará al éxito, y en verdad lo importante es saber si hay un modelo de negocio detrás de esa idea. Por eso hablaba de que por muy buena que sea la idea, están en un estado de semilla, donde son muy frágiles y dependen de muchos factores externos. Esta situación no tiene por que ser un hecho negativo que te haga desistir, si no que debe ser una realidad a tener en cuenta, la fragilidad de todo proyecto en sus inicios, el mimo que hay que tener con todo lo que se hace, el cuidado hacia los primeros clientes, todo ello para que esa semilla agarre bien en la tierra y crezca con seguridad.

Veo día a día en muchos emprendedores que no se dan cuenta del entorno tan agresivo en el que se encuentran, y que para que su proyecto crezca debe reconocer en que fase está y como luchar con las armas que tiene en cada momento.

La fase de Emprendedor Semilla la planteo como el periodo que va desde el momento que comienzas a emprender hasta que genera ya un flujo de caja, es decir, va desde el momento que ya comienzas a fabricar o preparar un producto y servicio y este comienza a generarte ingresos. ingresar. Esta fase es muy delicada, por que muchas personas te darán consejos para que varíes tu producto, pensando sobre todo en lo que ellos necesitan, te intentarán modificar las pequeñas raíces que tenías echadas para que te trasplantes a otro espacio, como no están muy ligadas al terreno esto se puede hacer de forma fácil, pero es un gran error en el que todos caemos en este estado de “Emprendedor Semilla”, si vas a cambiar piénsalo bien y que siempre sea por que una gran masa de futuros clientes/compradores te han dado una visión muy distinta de la que tenías.

En un proyecto en el que yo estaba implicado caímos en este error, en el de variar donde plantamos la semilla al inicio del proyecto, al final se fue todo al traste, fue un gran aprendizaje por mi parte, sobre todo en esa fase tan inicial del mismo, donde era tan sencillo variar. Así que si tienes ya la semilla plantada, empezando a echar raíces, no la cambies de lugar tan fácilmente, y sobre cuídala mucho, que es muy frágil, pon toda tu atención en el proyecto si no, nunca crecerá.

 

 

Emprendedor: No tengas defectos, si no te machacarán

Si vives en España “Emprendedor: No tengas defectos, si no te machacarán“. Esto viene gracias a lo que considero como un auténtico deporte nacional: “la envidia”. Si, la envidia la practican casi todos los españoles muchas veces al día, algunos incluso son auténticos profesionales que ganarían el campeonato del mundo de dicha modalidad.

Para poder poner práctica de este deporte nacional español hay que buscar cualquier defecto en el objetivo a envidiar, con ello se consigue desprestigiar el defecto que tiene esa persona ocultado todas las virtudes que pueda tener, no importa que una persona tenga de forma visible veinte virtudes y un defecto, que el deporte nacional hará de ese defecto algo que oculte todas sus virtudes, que entierre tan profundo lo bueno que tiene esa persona, que parezca que solo tiene defectos, aunque sea solo uno.

Y los emprendedores no son nada ajenos al deporte nacional de la envidia, al contrario, al  querer sobresalir de la masa y moverse fuera de la zona de confort son un blanco objetivo muy fácil, dado que se muestran de forma mas clara, tanto en sus defectos como en sus virtudes, por lo que serán un blanco mucho más fácil.

Pero esto simplemente es una consecuencia de la forma de ser de un territorio, en otros lugares tienen otros prejuicios y otras mentalidades. Lo que tiene que tener claro cualquier aventurero es que, si emprendes en España debes saber como se comporta tu entorno, así podrás quitar importancia a las críticas que se hacen como deporte nacional, intentarás potenciar tus virtudes, que aunque no lo parezcan, son muy valoradas por tus clientes y tu red de contactos, y sobre los defectos, intentar no exponerlos públicamente mucho y buscar personas que en esos apartados lo hagan mejor que tú y sumarlos a tu equipo de trabajo, que sean estas personas las que cubran ese vacío.

También puede ser una buena idea que consultes a profesionales con experiencia para ver como ellos superaron sus defectos, o que te apuntes a cursos de formación para mejorar esos puntos débiles.

Es muy común atacar a una persona por su lado mas débil, buscando cualquier defecto para hacerle daño e intentar que abandone su proyecto personal o de vida. En la foto ilustro a un pobre que de tanto machacarle el cerebro lo dejaron seco, sin energía para seguir.

En este artículo estoy generalizando, algo que no me gusta hacer mucho, pero es simplemente para llamar la atención a los emprendedores siempre se van a fijar mucho más en sus defectos que en sus virtudes. Y hablo de España por que es el país en el que vivo, no he podido vivir suficientemente en otros lugares para conocer como se comportan, aunque intuyo que en algunos será exactamente igual y otros muy distintos. Si es verdad que mi ideal sería vivir en un lugar donde se resalte las virtudes de una persona muy por encima de sus defectos, siempre que estos no sean lesivos hacia los demás.