La frases que le sueltan a todo emprendedor

La frases que le sueltan a todo emprendedor son muy dispares, pero todas tienen algo en común, que quieren resumirte una enseñanza en pocas palabras.

El problema que tiene el emprendedor es la saturación que existe de las mismas, hay tantas que deberías hacer un master para aprendértelas todas. Pero aún así, es importante por lo menos leerlas y reflexionar sobre ella, plantearte por que la dicen, y si de verdad te aporta un conocimiento importante aprendértela.

Yo suelo utilizar algunas frases, algunas poca, sobre que puedan resumir un conocimiento importante y lleve a una reflexión a los que las escuchan. Hay miles de frases, y por eso solo me he aprendido algunas que creo importante compartir, y por ello os expongo algunas que uso de forma habitual y que no son muy famosas:

  • Es más divertido hacerse pirata que unirse a la marina” – Steve Jobs. Hace tiempo escribí una entrada sobre por que los emprendedores son piratas. Y es que si no sabes vivir con el riesgo, con la incertidumbre y sin saber si que barco te vas a encontrar mañana, es que no eres un emprendedor. Tienes que disfrutar de ser un aventurero, de saber lo duro que es, pero con una sonrisa. Yo suelo decir que soy Jack Sparrow, que me gusta la aventura y que me encanta navegar por los mares en busca de mis próximos objetivos.
  • La forma de empezar es dejar de hablar y empezar a hacerlo” – Walt Disney. Recurro a este personaje muy conocido para animar a los emprendedores. Deja de buscar excusas para no comenzar y muévete. Existen muchas personas que buscan cualquier excusa para no lanzarse a emprender, son los eternos fanfarrones, los que dicen que tienen una idea o un negocio redondo, pero siempre hay un porque para no comenzarlo. Deja de ser un charlatán y empieza a moverte, sal afuera a vender tu gran idea.
  • Que no te den consejos que te den dinero” – José Manuel Picó. Esta es una frase que he añadido hace muy poco, pero refleja algo que le ocurre habitualmente a todo emprendedor, que no paran de darle consejos, y eso le afecta mucho. A la gente le gusta dar consejos, sentirse útiles, y sobre todo pensar que sus consejos son buenos. Pues en verdad debes pasar de todos los consejos, si alguien ve que tu proyecto tiene potencial, que ponga su dinero, que se juegue su pasta, y entonces sus consejos si tendrán valor, dado que se están jugando su capital, no como los otros, que dan consejos gratuitos sin arriesgar nada.
  • Y dedícate a buscar clientes en vez de inversores” – Carlos Blanco. Pongo aquí otra frase de otro emprendedor español, para que vean que también tenemos frases muy interesantes. Deja de buscar inversores, deja de decir que necesitas dinero para lanzar tu proyecto, por que si no tienes clientes nadie te lo va a dar. Lo primero que tienes que hacer es lanzar tu idea al mercado, encontrar que hay personas que te la compran, que te pagan, y entonces ya podrás validar tu modelo de negocio. Una vez que consigas una cartera de clientes ya comienzas a plantearte la búsqueda de financiación para planificar el crecimiento. En resumen, deja de perder el tiempo buscando dinero y poniendo excusas y sal al mercado a buscar clientes.
  • Tus clientes más descontentos son tu mayor fuente de aprendizaje” – Bill Gates. La mejor manera de aprender sobre tu proyecto no son los consejeros, libros, charlas, cursos, la mejor manera de aprender son tus clientes descontentos, o los clientes que no te compran. Aprende de ellos, saca toda la información posible que puedas, y gracias a ello mejorarás de producto y podrás conseguir mayores ventas, que al final es lo importante, por que una empresa que no vende es una empresa muerta.

He expuesto algunas de las pocas frase que suelo utilizar en mis charlas con otros emprendedores, pero lo que debes hacer es crear las tuyas propias, ser auténtico, y así demostrar que también puedes resumir conocimiento en muy pocas palabras. Tampoco te recomiendo que uses frases muy conocidas, dado que esto te restará algo de credibilidad en tu charla o discurso.

 

 

El valor de un café tiende a infinito

El valor de un café tiende a infinito, y no es para desperdiciarlo.

¿Por qué vale tanto un café?. No me refiero al valor del café como tal, que suele rondar entre uno o dos euros normalmente, me refiero al acto de tomarlo, algo que suelen hacer el 63% de los mayores de 15 años una vez al día.

Y por digo que: “El valor de un café tiende a infinito”. Porque es el mejor momento para poder quedar con la persona que te interesa conocer, es un momento de relajación y distracción, un momento en el que puedes entablar una conversación inicial con otra persona. No es el momento de:

  • Hablar de ti mismo
  • Vender tu empresa
  • Hablar de datos o números
  • Intentar conseguir un pedido

El momento del café es el momento de:

  • Afianzar relaciones
  • Demostrar que eres una persona normal
  • Preguntarle a la otra persona por sus temas personales
  • Desplegar tu dotes de empatía

Normalmente si quedas con alguien para un café, le estas invitando a una charla informal, a pasar un pequeño rato en un ambiente distendido. Es muy raro que la otra persona rechace este tipo de invitación, por que casi siempre dedica un rato de la mañana a tomar un café.

Por eso digo que el valor de un café tiende a infinito, por que si has jugado bien ese momento, tendrás oportunidad de poder profundidad tu relación con la otra persona, de poder pasar a un nivel comercial o empresarial mayor, y todo esto por un gesto tan cotidiano como tomarte un café con la otra persona.

Hay veces que mantengo relaciones con personas solo mediante el café, y aunque comercialmente no les haya sacado provecho, siempre me han servido de un modo u otro para conocer a terceras personas. Por eso aprovecho siempre que puedo la idea de poder tomar un café con la otra persona como la mejor manera de acercarme sin causar ningún tipo de molestia. Invitar a otra persona aun café es una acto que te permite acercarte de forma discreta a su entorno.

Al igual que invitas a otra persona también debes aceptar todas las invitaciones que te lleguen, no vale solo acudir a tomar café por interés personal, igual de importante es estar receptivo a otras invitaciones, es más, debes fomentarla por ambos lados, dado que es una manera de hacer networking muy directa y barata.

Si no tomas café disfruta de una buena infusión. Aficiónate a alguna que te gusta y suela haber en los bares o máquinas expendedoras, por que no queda bien invitar a un café y pedir un refresco o una cerveza, eso es otro tipo de reunión, en un segundo nivel de confianza. El acto de café se entiende socialmente como un acto dentro de la jornada laboral, se suele ver como también un buen momento para conocer a alguien. El acto de tomarse unas tapas y unas bebidas mas fuertes es ya un acto social, suele ser al medio día y no se entiende como dentro de la jornada laboral, así que para llegar a ese momento debes haber pasado primero por la etapa del café.

En esa reunión habla sobre tus hobbies y tu familia, como harías con una persona que acabas de conocer, seguro que sacas una vinculación con la otra persona, y ese es el primer hilo del que tirar para fomentar próximos encuentros.

Los aviones de hormigón no vuelan

Los aviones de hormigón no vuelan, en serio, no pueden despegar de suelo. Y cuando le explico la gente lo entiende a la primera, sin necesidad siquiera de desarrollar la frase, el peso del avión es tan grande que la fuerza del viento nunca podrá elevarlo.

Pero cuando le expongo esta frase a un grupo de emprendedores me miran mal, no se creen esta afirmación, es más, la rebaten de forma enérgica y con ganas de discutir esta ley física.

¡Los grupos de emprendedores no despegan!

Cuando me llegan emprendedores en grupo a exponerme su idea pienso en esta frase y les digo: “Los aviones de hormigón no vuelan”, y para ellos como los que oyen llover, ni se inmutan, por que las leyes de la física no va con ellos. En este caso hay que aplicarles las leyes de la sociedad, que básicamente se resumen en una:

  • Ya es difícil mantener una relación estrecha en el tiempo con una persona, por ejemplo tu pareja, para que se añadan mas a la ecuación, eso sería casi imposible.

Es casi imposible que un grupo nutrido de emprendedores tenga éxito, por que son muchos, pesan tanto que no podrán volar, así que habrá que soltar lastre para que despegue el avión. ¿Y cómo lo hacemos?. Pues de forma muy sencilla:

  • Que se queden solo 1/2 personas en el proyecto. Las demás que se conviertan en colaboradores, con unos objetivos de entrar en el proyecto si consiguen unos objetivos al cabo de un tiempo. No hay que eliminarlos, si no sacarlos de la gestión del proyecto, por que cualquier decisión con tanta gente tarda mucho y normalmente se bloquea. Se pueden admitir grupos de 3, pero sabiendo lo difícil que es gestionar esa carga.
  • Nombrando un líder dictatorial con poderes. Crear un pacto entre socios donde uno los miembros tenga todo el poder, pueda manejar la empresa sin tener que dar explicaciones, solo las reglamentarias en las asambleas generales. No se les puede discutir, dado que tiene un plan y tiene que tener tiempo para ejecutarlo a su manera.
  • Romper la relación y dividirse en dos proyectos. Hay que romper ese grupo para que el avión despegue, por que con mucha carga ya sabemos que no despega. Así que otra posibilidad es romper la relación y convertir el proyecto en dos partes, de tal forma que sean equipos complementarios y pueda cada realizar su trabajo. Pero esta división tiene que ser de tal modo que permita a uno de los proyectos vivir sin el otro.
  • Empezando otro proyecto. Si no encuentras una manera ordenada de solucionar la carga del equipo fundador del proyecto, lo mejor es que empieces otro, por que al final comprobarás que los aviones de hormigón no vuelan, y aunque después de mucho esfuerzo parezca que comienza a volar, verás que vuelve a tierra muy rápido, que no termina de despegar. Muchos emprendedores, con el tiempo, me han confirmado en persona esta frase, y todos me decían que lo que tenían que haber hecho era empezar ellos otro proyecto.

No quiero ser pesimista, pero ya he explicado que cuando hay mucha gente opinando no se suele llegar a ningún acuerdo bueno. Me recuerda mucho a las comunidades de vecinos, donde aunque todos tengan un gran interés común, cualquier reunión es una pesadilla.

Las cosas buenas de ser emprendedor

Las cosas buenas de ser emprendedor son muchas, pero ahora que entramos en un nuevo año, el 2015, así voy a nombrar las que pueden estar al alza actualmente:

  • Estás de moda. Por mucho que no lo queramos, los emprendedores estamos de moda. Esto haces, que igual que la tendencias de ropa o música, esta de moda, queda bien que hables de tu proyecto a todo el mundo, que les cuentes tus objetivos y también tus aciertos y errores. Todo el mundo quiere tener un emprendedor al lado, sobre todo para poder contar historias interesante que le ocurren en el día a día.
  • Tienes muchos sitios a los que ir. Ahora puedes elegir presentarte a algunos de los espacios de apoyo a emprendedores que hay. No puedes desperdiciar la oportunidad que te ofrecen, aunque no financien de forma directa tu proyecto, te ofrecen un espacio, que ya es ahorrar dinero, y un asesoramiento, que también te hace ahorrar dinero y tiempo. Aprovecha que seguro cerca de tu casa tienes un espacio disponible, no andes buscando el mejor, busca el que se adapte bien a tus necesidades.
  • Tienes la agenda llena de eventos. Si te falta formación en algún aspecto puedes acudir a cientos de eventos que hay para emprendedores. En ellos puedes asistir a conferencias o charlas de grandes profesionales, de otros emprendedores que han pasado por esto antes. Lo importante no es cometer los mismos fallos y aprender de los que han hecho ya el mismo camino que tú. No hay que perder el tiempo en eventos, pero si pueden ser un buen lugar para aprender.
  • Te puedes adaptar a los cambios actuales. Al ser emprendedor puedes tener un proyecto cambiante o sumarte a un nuevo proyecto. Esto te permite poder cambiar el rumbo dependiendo de las tendencias actuales y de los cambios de los consumidores. Cambios que afectan de forma muy rápida al mercado, y más en tiempos de crisis, donde se aceptan modelos de negocios nuevos buscando soluciones a los problemas nuevos que han surgido.
  • No vas estar peor que antes. Es casi seguro que ya has vivido en los años anteriores situaciones muy críticas, y todo lo que hagas será mucho mejor, todo lo que andes será para alejarte de lo mal que lo has pasado antes o para salir adelante de situaciones difíciles.
  • Va desapareciendo la cultura del fracaso. La moda emprendedora también trae consigo nuevos conceptos en la sociedad actual, y una de ellas es la de permitir el fracaso en tu proyecto. Aunque esto va durar muchos años, si comienza a haber una tendencia de comprender que es imposible acertar a la primera, como con las parejas, y que por equivocarte y cerrar tu primer proyecto no pasa nada, si tienes el espíritu emprendedor volverás a levantarte e iniciarás otro nuevo camino.
  • El 2015 va a ser un buen año. Como buen emprendedor siempre pienso que el año que viene va a ser mejor que el anterior. Hay que ser optimista por naturaleza, no ser tonto, pero si optimista, y que seguro que con esfuerzo este año será mejor que el anterior. No me gustan lo optimistas sin datos, los que dicen la frase vacía de contenido, pero por lo que parece la economía general va a estar mejor, o eso dicen los expertos, por lo que parece que el 2015 va a ser un mejor año.