Kit de supervivencia del emprendedor

El kit de supervivencia del emprendedor es como http://whatwpthemeisthat.com/una navaja multiusos, también conocida como Navaja Suiza. Este Kit de supervivencia del emprendedor debe tener las mismas características que la navaja. Que este todo integrado, que se pueda acceder a las herramientas de forma muy sencilla, y que tengan utilidad. No se puede cargar algo que solo se vaya a usar alguna vez, por que entonces molesta en el “bolsillo”.

El Kit de supervivencia del emprendedor actual es muy distinto, y se puede resumir en una sola palabra: “Smartphone“. No te hace falta nada más, simplemente con este utensilio podemos tener todas las herramientas necesarias para sobrevivir. Y por supuesto añadirle un cargador de batería extra por si lo usamos mucho y no queremos quedarnos sin auxilio cuando lo necesitemos.

El Smartphone es nuestra navaja suiza moderna, tenemos en el todo lo necesario para sobrevivir, solo tenemos que hacer una cosa, cargarlo de contactos importantes. Básicamente necesitamos tener acceso en una llamada a:

  • Un Abogado: Es fundamental tener uno. Al crear una empresa se firman papeles, y ya no dejarás de firmarlos hasta que te jubiles o pases a mejor vida. Así que siempre ten un abogado a mano para todo lo que hagas.
  • Un contable: Que te lleve los números y te pueda asesoras en cualquier momento. Tienes que llevar al día los papeles, tanto para ayudas, hacienda, autónomo, etc.
  • Un buen amigo: Es necesario desfogarse, poder hablar con alguien de confianza sobre todo, tanto cuando te va bien como cuando te va mal, no solo tienes que contarle las penas a tu amigo, si no se cansará, comparte con el también los éxitos. La mejor terapia es tener un amigo al que poder decirle todo.
  • Tu familia/pareja: En caso de urgencia siempre te podrán ayudar. La realidad es cuando uno tiene problemas graves solo la familia es la que estará allí, la que te podrá ayudar a salir del pozo.
  • Un agenda de contactos de lo mas variopinta: Llena tu agenda de contacto, hazla crecer. Yo suelo usar la frase “dale de comer todos los días a tu teléfono”, añade todos los contactos posibles que puedas, nunca sabrás cuando podrás necesitarlo. Una agenda llena de nombres te puede sacar de un aprieto cuando menos te lo esperes.

No necesitas más para el Kit de supervivencia del emprendedor, la verdad es que se ha simplificado mucho desde que tenemos los smartphones, dado que aparte de tener agenda repleta, dado que hay memoria suficiente para un listado largo, podemos dejar mensajes a través de aplicaciones sin tener que molestar directamente al contacto, pero siempre es mejor una llamada.

No caigas en el error de no hacer una copia de seguridad de los contactos, si este es el Kit de supervivencia del emprendedor debes cuidarlo, y la mejor manera es hacer una copia de seguridad de los datos. Si en algún momento perdemos el teléfono, con conectarnos a nuestra copia de seguridad tenemos ya de nuevo el Kit operativo.

Mantener los contactos vivos

Igual que la navaja la limpiamos y la engrasamos para que siempre este en pleno funcionamiento cuando la necesitemos. La lista de contactos hay que cuidarla no solo vale  solo con apuntarlos en tu teléfono. Hay que “cuidar” la lista cada vez que se pueda

Esta tarea cada vez requiere más tiempo, dado que tu lista aumenta poco a poco, pero es una tarea fundamental si queremos tener una lista activa y no un cementerio de contactos, que cuando los llames ni se acuerden de ti.

La mejor manera de ir renovando los contactos es aprovechar cualquier oportunidad o excusa para dar un toque a tu contacto y recordarle que sigues vivo. Ejemplos de este tipo de toques:

  • Acudir a un evento de importante. Allí encontrarás muchos contactos con los que podrás hablar unos minutos.
  • Enviar whatsapps. Es muy sencillo enviarle un mensaje, una foto o algo que sepas que al contacto le va a parecer interesante.
  • Pasarte por su oficina. Si pasas cerca de su oficina avisarle de que se tome un café contigo.

Viaja a otros lugares, aprenderás mucho.

Viaja a otros lugares, aprenderás mucho, más de lo que crees. Recuerdo una anécdota personal en un viaje que hice a Portugal que me sorprendió.

Estábamos en un evento y nuestro profesor americano estaba dividiendo a los asistentes por el número de miembros de la Startup. En nuestro caso éramos por aquella época diez miembros, lo que para mí era una pequeña empresa. Curiosamente fue ordenando a las empresas y acabé en la esquina junto a otras dos personas. Para nuestro mentor éramos grandes empresas, en su país las startup no tenían mas de 2 o 3 miembros. Esta afirmación me sorprendió mucho, por que nunca había pensando que podíamos ser considerados una gran empresa, pero es que la perspectiva que tenía era muy distinta a la mía. Y es que en su país una empresa con tantos miembros era ya una empresa muy consolidada.

Esta anécdota me llevo a pensar mucho tiempo sobre como la realidad se ve muy distinta dependiendo del país y de la mentalidad de cada territorio. Cuando viajas puedes comprobar como se valoran desde otro prisma y con otra visión todo lo que piensas. Es una anécdota que me hizo ver como cuando uno está metido en el día a día no se da cuenta de las cosas, pero cuando viaja, cambia impresiones, conoce otros puntos de vista, descubre cosas maravillosas.

Además cuando viajas te das cuenta también que en otros lugares ocurre lo mismo que en el tuyo, que hay emprendedores buenos y malos, lugares buenos y malos, y que todo lo que piensa que solo ocurre en tu zona, pasa en todos los lugares. Que no hay un sitio perfecto ni un sitio imperfecto, que cada zona tiene sus ventajas y sus desventajas, por ejemplo, nadie diría que Israel es igual de importante que Silicon Valey, pero te sorprenderías si viajas a Israel y compruebas el número de Startups que hay allí y el nivel de tecnología de las mismas.

Por eso suelo decirle a otros emprendedores: Viaja a otros lugares, aprenderás mucho. Por que es la realidad, descubrirás muchas cosas, y te llevarás sorpresas inesperadas. Pero sobre todo aprenderás aspectos que puedes mejorar, y otros que no vas a copiar. Entenderás que puedes emprender en realidad desde cualquier lugar, que no es necesario tener que estar en un sitio en concreto para tener éxito, pero sobre todo aprenderás a valorar a otras empresas y personas.

Viajar además te permite mejorar tus idiomas, conocer otras costumbres y sobre todo, hacerte salir de tu zona de confort.

Emprendedor, no te desvíes del foco

Emprendedor, no te desvíes del foco. Este es un error que cometemos todos, y digo todos, por que yo también caigo constantemente en este fallo.

Aunque en el diccionario pone: “Lugar en que está concentrada alguna cosa, y desde el cual se propaga o ejerce influencia”. Nos referimos principalmente a no perder la estrella que nos ilumina y el camino que queremos hacer. Muchos emprendedores caen en error de querer hacer dos cosas al mismo tiempo, piensan que pueden compaginar varias tareas, entre ellas emprender su proyecto. Personalmente he descubierto por mi mismo,  y por muchos proyectos y equipos que he conocido en estos mas de veinte años, que si no tienes el 100% de tu foco en tu proyecto, no vas a tener éxito.

En resumen podemos decir que si ya es difícil tener éxito en tu proyecto, casi imposible si tienes el foco desviado en dos cosas distintas. Hay muchos emprendedores que niegan esta afirmación, sobre todo si ellos se encuentran en esta posición, por ejemplo compaginando un trabajo con su proyecto, dedicando la mitad de tiempo a cada uno, pero es una realidad, aunque haya alguna excepción. El único camino hacia el éxito es tener el 100% de tu foco en tu proyecto, por eso utilizo la frase de, emprendedor, no te desvíes del foco

Explicarle este aspecto a los emprendedores es una tarea ardua y difícil, sobre todo por que todos nos sobrevaloramos y pensamos que podemos llevar varias cosas adelante, pero la realidad es que no atendemos bien ninguna de las dos. Para explicar esto pongo un ejemplo muy simple:

“Todos los días andas 20 kilómetros para tu proyecto y otros 20 para otro trabajo, y tu competencia, que dedica el 100% de su tiempo al proyecto anda 40 kilómetros solo para su proyecto. ¿pasado un mes a que distancia estará cada uno?”.

Con este ejemplo simple quiero demostrar que si no estas al cien por cien en tu proyecto, habrá otros que si lo estén y en poco tiempo estarán muy lejos de ti, y aunque no lo creas,  la distancia será insalvable, al principio pensarás que es una tontería, que en tus 20 kilómetros lo haces mejor y más eficiente que los otros, pero la realidad es otra cosa muy distinta. Cuantos mas kilómetros recorras, mas pronto te darás cuentas de los errores cometidos, podrás ir validando tu modelo de negocio, modificando tu producto o servicio para adaptarse mejor a los clientes, en consecuencia, convergiendo hacia el éxito mas rápidamente.

En la fórmula 1 es muy importante el rodaje de los vehículos, se pasan todo el tiempo insistiendo en que cuanta mas horas de rodaje de los vehículos mejor rendimiento dan. Pues en el emprendimiento es igual, cuando mas tiempo estés andando más rápido aprenderás, más rápido te adaptarás a los clientes, y más cerca del éxito estarás. Y esto no lo comprenden los emprendedores que hacen más de una cosa al mismo tiempo. Por eso emprendedor, no te desvíes del foco, no hagas otras cosas distintas.

Los emprendedores pierden la realidad de lo que les rodea, piensan erróneamente que ellos podrán hacer varias cosas al mismo tiempo, pero la realidad es que tendrán una competencia que si estará al 100% del foco en su proyecto, y que con el tiempo le llevarán una gran ventaja, y no podrán alcanzarlos. Y cuando fracasen, no lo achacarán a esta falta de foco si no a otras variables.

Cuando digo que todos comentemos este error, es que cuando yo he caído en esta división de foco es cuando no he llegado a tener éxito.

Libro: Raul Berdones

libro-raul-berdones Libro: Raúl Berdones, es uno de los últimos que ha llegado a mis manos y he aprovechado un viaje para leerle.

Raúl es un joven emprendedor de éxito, de esos que tienen una historia interesante que contar, una historia de como se forjó desde muy joven, y como hizo de su hobby una profesión, y de su profesión una empresa de éxito.

La empresa que comanda actualmente es el grupo Secuoya. Un grupo mediático que va creciendo poco a poco y haciéndose un hueco entre los grandes.

El libro esta dividido en dos partes muy claras. La primera es donde va relatando su historia desde los inicios cuando trabajaba en una empresa vídeo comunitario en Granada, hasta su posición actual de su holding empresarial. Esta parte del libro esta curiosa, sirve para entretenerte un buen rato. Es verdad que siempre uno cuenta la historia de forma distorsionada, y que pocos quieren leer historias de fracasos, dado que todos tenemos muchos, pero es interesante ir viendo como evolucionó como persona y emprendedor. Es una historia personal y entretenida, y la relata de tal manera que te hace empatizar con sus palabras.

La segunda parte del libro es muy diferente, ya no relata su historia, si no su descripción de lo que debe es un emprendedor, que cualidades de bede tener, y varios consejos muy interesantes. Este segundo bloque del libro es mucho mas interesante, sobre todo por que dice verdades y realidades que todo emprendedor debe tener muy en cuenta. Realmente interesante son sus opiniones y consejos, deberían ser de obligatoria lectura para todos los emprendedores. Aunque son consejos que todo emprendedor de éxito te daría, no es malo volver a leerlos y repasarlos: Las habilidades que se tienen que tener, saber manejar y liderar equipos, ver las oportunidades,  las claves del liderazgo, como hacer crecer tus inversiones, como gestionar el crecimiento.

Me gustó la lectura del libro para pasar un buen rato, me acompañó durante el viaje y me ayudó a reflexionar otra vez más sobre el emprendimiento y los emprendedores. Me reafirmó en que muchas personas no son emprendedoras por más que lo intenten, que hay que tener una cualidades y una visión distinta, que hay que saber salir de la zona de confort y por supuesto tener ilusión en todo lo que se hace.

Espero algún día encontrarme con Raúl y poder tomarme un café con él, seguro que aprendo mucho en ese pequeño encuentro.