Libro: Decídete

libro-decidete El libro: Decídete, de Chip Heath y  Dan Heath, es otra interesante de estos hermanos. Me declaro como gran seguidor de su obra, me parece muy interesante e útil para cualquier persona, no solo para emprendedores, dado que tratan temas generales, siempre con el foco puesto en el mundo empresarial, pero en realidad se extrapola a cualquier aspecto de nuestra vida cotidiana.

Los que estén interesados pueden leer mi crítica a su anterior libro que me leí: Cambia el Chip. A raíz de este libro, que me he leído varias veces, tienen el listón muy alto, y por eso he leído este libro con mucho detenimiento y aprendiendo todo lo que pueda de lo que encierran sus páginas.

Como ya he comentado, abordan el tema de la toma de decisiones desde el aspecto empresarial, pero en realidad nos pasamos toda la vida tomando decisiones en todos los ámbitos de nuestra vida, por lo que la lectura del mismo nos viene bien para cualquier paso que queramos dar.

Lo normal es que nos planteemos las decisiones cuando tratamos temas importante, por ejemplo la compra de un piso o un coche, pero no hacemos lo mismo para aspectos menores, que pueden tener la misma importancia en nuestras vidas. Para la toma de decisiones pequeñas usamos normalmente un piloto automático y otras veces la famosa lista de pros y contras.  En el libro nos enseñan una mejora forma de valorar nuestra decisiones, que podamos mejorar la toma de las mismas.

Los autores nos plantean una metodología creada por ellos, le llaman WRAP, son la siglas en ingles de cuatro elementos que tenemos que tener en cuenta a la hora de la toma de decisiones:

  • Widen Your Opinions,  (Aumentar opciones)
  • Reality-Test Your Assumptions, (Contrastar suposiciones)
  • Attain Distance Before Deciding, and (Tomar distancia)
  • Prepare to Be Wrong. (Prepararse para el error)

Este método te propone dedicar mas atención a la toma de decisiones que una simple lista de pros y contras, encontrarás aspectos importante que has pasado por alto.

Cada una de las áreas de trabajo de su metodología describe básicamente los siguiente:

Widen Your Opinions,  (Aumentar opciones)

No te limites a un sí o no, o a blanco o negro, en las decisiones que tomas, busca siempre otras alternativas que pueden surgir, estudia otras posibles opciones sobre la decisión que quieres tomar. Plantea listas de múltiples opciones.

Si no sabes bien como ver mas opciones consulta con otras personas que hayan pasado por el mismo proceso, seguro que te aportan otros puntos de vista a los que ya tienes.

Reality-Test Your Assumptions, (Contrastar suposiciones)

Este apartado del libro me parece muy interesante, lo denominan el sesgo de confirmación, y es una realidad que les ocurre a todas las personas, que prefieren buscar documentación y datos que confirmen la elección que van a tomar, que datos y documentación que la contradigan. Tendemos a buscar algo que nos confirme nuestra opinión por encima de otros documentos que la pongan en entredicho.

Para evitar esto lo mejor es ponerse en la piel de otra persona, pensar que harían ellos en nuestro lugar, seguro que nos sorprenderían con sus decisiones.

Utilizamos este método por que la mayoría de las veces no buscamos información para la toma de la decisión, si no que buscamos en verdad un apoyo a la que ya tenemos tomada.

Attain Distance Before Deciding, and (Tomar distancia)

Para no tomar decisiones pensando en el corto plazo debemos pensar mejor en el futuro. Siempre vemos el corto plazo como algo mas urgente, doloroso y que necesita una toma de decisión rápida, y sin embargo vemos el futuro siempre como algo mas borros e indeterminado.

Hay que evitar que las emociones y sentimientos temporales te hagan tomar decisiones sin valorar bien el futuro de las mismas.

Prepare to Be Wrong. (Prepararse para el error)

Tenemos que tener estudiados y creados dos escenarios posibles a la toma de cualquier decisión, el del éxito y el del fracaso. Si planteamos estos dos escenarios en nuestra mente antes de la toma de una decisión, abrimos mucho más la visión que tenemos, de tal manera que nuestra estimación refleja mucho mejor la realidad.

Gracias a esta visión nos prepararnos para el fracaso, necesitamos el equivalente a un seguro o algo que nos permita gestionar este fallo. Y también tenemos que tener listo el plan del éxito inesperado, necesitamos una guía para gestionarlo.

 

En resumen:

El libro me parece una buena obra, no tan profundo con el anterior, pero que es una buena lectura y que te permite mejorar la toma de decisiones.

 

Emprendedor: Cierra los acuerdos firmando documentos

Emprendedor: Cierra los acuerdos firmando documentos, y digo esto por que todos hemos cometido el error de dar por hecho por algo sin estar firmado y luego surgen problemas.

Este error nos puede traer muchos problemas a futuro, sobre todo por que actuamos como si el acuerdo estuviera firmado y en realidad no es así. Por eso cuando un emprendedor me pregunta sobre un acuerdo al que ha llegado siempre respondo primero: ¿Esta firmado?. SI no es así, les digo que lo que tiene es una intención de acuerdo, que no tiene ningún valor jurídico, y que puede que las palabras se las lleve el viento.

Este error lo hemos cometido todos, pensamos de buena fe en las palabras y en los apretones de manos, pero muchas veces no es que falte buena fe, si no que la otra parte ha interpretado algo distinto cuando te ha dado la mano, y esta interpretación hace que con el tiempo sea mayor, y puede que cuando te vuelvas a encontrar con esa persona estéis tan distanciados que todo se rompa.

Es por esto que siempre recomiendo la frase: “Emprendedor:  Cierra los acuerdos firmando documentos”. Se que queda muy frío poner un folio por delante, dedicar un tiempo a leerlo y luego tener que firmarlo, que se pierde un poco de magia de compadreo que se tiene entre dos partes, como si pusieras en duda el honor de la otra parte, de que no va a cumplir sus promesas. Pero en este punto hay que ser firmes, para evitar los problemas de la interpretación parcial de cada uno.

Si amabas partes ponen por escrito en documentos todo lo hablado, hay tiempo suficiente para leer, discutir las diferentes interpretaciones, y poner sobre la mesa previamente los distintos puntos de vista. Gracias a estas discusiones iniciales se ahorran muchos problemas después. La lectura además lleva a un tiempo de reflexión inicial muy bueno para ambas partes, un tiempo de reflexión necesario, que quita de en medio acciones impulsivas o poco coherentes, dado que en el periodo de lectura sale a la luz las incoherencias, que de otra manera se pueden acordar sin apenas pensarlo.

Yo recomendaría firmarlo todo, cualquier tipo de acuerdo por pequeño que sea. Aunque sea solo unas pequeñas líneas que no ocupen mas de un cuarto de folio. Pero dejarlo por escrito es la mejor manera de estar todos más cómodos.

Podría sustituir la firma por un email, también tiene un valor importante. Enviar un resumen de la reunión a todos los presentes y esperar su contestación afirmativa al contenido o las modificaciones que crean oportunas. Después de varias respuestas puedes volver a enviar el email definitivo y obtener el “ok” de todos los asistentes. No es un documento firmado, pero te valdrá como documento real para en un futuro poder esgrimirlo a todos los presentes. Este documento ya será distinto valorarlo a nivel judicial, pero cada vez más los emails tienen validez de prueba y se admite su contenido en cualquier reclamación.

Por eso recomiendo Emprendedor: Cierra los acuerdos firmando documentos, y cuando acuerdos, me refiero a cualquier tipo de acuerdo por pequeño que sea, por que esto te va a ahorrar muchos disgustos en el futuro, todos los emprendedores nos hemos arrepentido de no tener en un momento dado un documento firmado con algún acuerdo que hayamos llegado, por que nunca se sabe cuando lo vas a necesitar.

 

Si tu empresa no cabe en un taxi tienes un problema

Cuando veo mucha gente en el mismo equipo emprendiendo se me viene una frase que me decía un amigo: “Si tu empresa no cabe en un taxi tienes un problema”.

El problema que tienes se resume en varios factores de gestión que se disparan por la cantidad de miembros, y no me refiero a problemas menores, son problemas de organización y orden sobre todo:

  • Mucha gente hablando del proyecto: Si todos sois socios fundadores, todos querrán opinar, dejar su granito de arena en el proyecto,  aportar sus ideas, y aquí es cuando se plantea un debate importante. Un debate que puede retrasar todas las decisiones y hacer que el ritmo de crecimiento sea muy lento. Es normal que todos los socios fundadores quieran aportar su punto de vista, pero esto no es operativo. La mejor solución es tener una reunión inicial de trabajo, donde todos realicen un modelo de negocio y este sea el faro de la empresa. Con el modelo de negocio como guía las charlas  entre socios pueden ser aspectos o detalles a discutir para mejorar, pero no se pone en entredicho en modelo de negocio.
  • Todos quieren mandar: Es normal, a todos nos gusta tener una cuota de poder, pero solo uno debe llevar el timón del barco. Así que lo mejor es nombrar a ese capitán que dirija la nave, mientras los otros socios fundadores se centren en las funciones que tienen asignadas y le rindan cuentas al capitán. Si se pone una junta gestora para que gobierne el proyecto es muy probable que esta sea un órgano que tome las decisiones mas básica, me explico: Cuando muchos tienen que tomar una decisión se suele optar por la que menos riesgos conlleva. Sin embargo, un emprendedor solo asumen mucho mas riesgos en sus decisiones.
  • El espacio de trabajo: Aunque parezca una tontería no lo es, cuando eres una startup el espacio de trabajo es un coste y un problema. Si sois un equipo pequeño cabéis en una mesa, que además os la pueden dar en cualquier incubadora. Y no solo el espacio de trabajo, si no l capacidad de trasladarse a cualquier otra oficina o lugar. Siendo pocos es muy fácil moverse, trasladarse, ser ágiles.
  • No todos van a la misma velocidad: Y por último un problema en el que no todos los emprendedores caen, cuando muchos comienzan la carrera de emprender no se dan cuenta que sus compañeros van a otra velocidad distinta. Al principio la distancia es poca, pero cuando has recorrido varios kilómetros ya se van distanciando unos de otros. Es como si ves a un grupo comenzar a correr, al inicio van todos juntos, pero poco a poco se van separando, dado que cada uno corre a una velocidad distinta, y aquí surge el problema, ¿A qué velocidad vamos?, ¿Necesitamos correr todos juntos?

Cuando veo un grupo de emprendedores que parecen un equipo de baloncesto me asusto, pienso en esto problemas principales y otros que llegarán en un futuro. Por eso Si tu empresa no cabe en un taxi tienes un problema, y tienes que aprender a gestionarlos y solucionarlos lo antes posible para poder tener éxito en tu proyecto.

Emprendedor, no vendas lo mismo varias veces

He leído hace poco esta noticia en un periódico, fecha del 4 de abril del 2015.
Lo que me ha sorprendido de esta noticia no es que se haya lanzado el “Ipad andaluz”,  que por los comentarios de los lectores se pueden ver dos bando bien divididos, los que están a favor y los que están en contra, yo no me decanto por ningún bando por que no lo he tenido en mis manos y no he podido valorar su potencial. Tampoco voy a hacer sorna en como lo llaman en el periódico, que el nombre tiene tela, no me gustan los titulares de este tipo, creo que no son adecuados.

Lo que me ha sorprendido sobre todo es que esta noticia ya la leí hace varios años, concretamente del por el año 2010 y aquí varios enlaces a modo de ejemplo de lo que fue la presentación hace cinco años:

iFreeTablet: Presentación y características

Ifreetablet en la wikipedia

XataKa

Me gustaría saber sus datos de ventas, pero la verdad, es que si accedes a su web ifreetablet.es no te entran muchas ganas de hacer un pedido, pero eso es otro asunto del departamento de marketing de la empresa.

Para ver el éxito de ventas del proyecto necesitaría ver los números de unidades encargadas por empresas y particulares, conocer los costes de la inversión y el dinero personal que han puesto los emprendedores. Sin estos datos no se puede valorar este proyecto.

Lo quiero reflejar con este artículo no es el éxito o no de este producto, o su capacidad para convertirse en un producto revolucionario, lo que quiero hacer llamar la atención es que no se puede estar vendiendo el mismo producto varios años después, por que eso suena extraño, parece que no han conseguido en verdad vender nada y vuelven a hacer un intento de llamar la atención, aunque no sea la realidad.

El consejo es: Emprendedor, no vendas lo mismo varias veces.

Lo que yo haría como emprendedor es pivotar, si he invertido tantos años en un producto y lo tengo que volver a presentar, cambiaría todo. Para empezar cambiaría el nombre del producto, el del sistema operativo e incluso el del líder, dado que si en cinco años no ha cambiado nada, parece que el producto no funciona, por que huele a caduco, a algo que se intentó vender hace tiempo y ahora vuelven con la misma historia cinco años mas tarde, aunque no se verdad.

La percepción que pueden tener tus posibles clientes es esta, y para no darles motivo a ello si te ocurre algo parecido, que has tardado muchos años en sacar un producto que ya habías anunciado, lo mejor es hacerlo como una nueva marca, una campaña de marketing que te permita presentarlo como algo nuevo, innovador, actualizado, por que si un posible cliente empieza a navegar por la red y encuentra noticias del mismo producto de varios años atrás, es posible que no le guste, a las personas le gusta en tecnología estar a lo último, y aunque la última versión del producto sea muy nueva, no da esa impresión.

He aprovechado este ejemplo por que lo tengo cercano y se me vino a la mente al leer el artículo en el periódico, pero me ocurre muchas veces, ver a emprendedores intentando vender el mismo producto o servicio durante mucho tiempo. A todos les digo lo mismo, que cambien de nombre o producto, que con el tiempo parece que no es novedoso, aunque lo sea, y así sorprenderá mejor a sus futuros clientes.

Cuesta mucho posicionar una marca, pero si durante un tiempo no has tenido éxito debes cambiarla por una nueva, una distinta, una que vuelva a poder llamar la atención de tus posibles clientes.