Emprendedor obsesionado con su idea

Un Emprendedor obsesionado con su idea, es normalmente un emprendedor que no quiere escuchar a los demás.

Esta semana he estado escuchando a varios emprendedores contarme sus proyectos, dado que colaboro en un programa de ayuda y asesoramiento a emprendedores, básicamente para hacer su modelo de negocio y valorar el estado inicial de sus proyectos. Son emprendedores noveles, por que están todavía en la universidad, por lo que todavía no tienen experiencia, y la gran mayoría es un emprendedor obsesionado con su idea. Piensan que han tenido una idea magistral, sueltan frases muy grandilocuentes  sobre la misma, y añaden con únicas en el mundo, que no conocen otra igual, y que su idea tiene mucho valor.

Normalmente el emprendedor obsesionado con su idea es primerizo, dado que valora mucho mas la idea que la ejecución, piensa que el por el hecho de tenerla ya tiene un proyecto, ya puede montar una empresa. Y curiosamente es todo lo contrario, tener una idea es simplemente eso, una idea, y nada más.

El problema es que cuando se reúnen con un mentor o ayudante, lo único que quieren es contar su idea y que se la confirmes, que les alabes lo buena que es y que con eso ya tienen el inicio de un proyecto. Es normal caer en este error si es la primera vez que emprendes, por que no ves que en verdad los proyectos se inician con una idea y normalmente acaban siendo otra cosa distinta, aunque mantengan los genes de la idea original, seguro que el proyecto con el que estas ganando dinero apenas tiene coincidencias con la idea inicial que tenía el emprendedor.

Cuando te reúnes con los emprendedores novatos hay que tener cuidado de no hundirles la idea, por lo que lo mejor es preguntarle como van a ganar dinero, que modelo de negocio hay detrás de esa idea, y es aquí donde empiezan a comprender que pueden tener una idea original o buena, pero que si no hay ingresos suficientes para mantener una empresa, esa idea no debe desarrollarse. Lo primero que les digo es que comiencen por los ingresos, por lo que sus futuros clientes van a pagar, que se olviden de la idea, que empiecen a trabajar en vender, normalmente descubrirán que los clientes se comportan de forma distinta a lo que el emprendedor pensó inicialmente.

Pero cuando un emprendedor obsesionado con su idea se sienta delante tuya, lo primero que tienes que hacer es tirarle ese muro que ha construido alrededor de su idea, que entienda que una empresa son clientes y ventas, y que si su idea tiene que cambiar hasta el 95%, es por que el mercado le demanda este cambio, por lo que el emprendedor no debe tener la idea como bandera de su proyecto, si no el modelo de negocio, que es donde va ver como ganar dinero.

Hay emprendedores, que sin ser primerizos, siguen obsesionados con las ideas, y aunque les haya ido mal su primero proyecto, vuelven a intentarlo teniendo como eje principal la idea. Por suerte son muy pocos los emprendedores que se comportan así, pero son luego los que critican al mercado diciendo que no han entendido su idea revolucionaria.

Cuando todo se te derrumba, da el primer paso

Cuando todo se te derrumba, da el primer paso, lo primero que tienes que hacer en esas circunstancias es volver a comenzar a andar.

Aunque parezca algo tan simple y tonto, lo primero que hay que hacer después de tocar fondo es dar un primer paso, aunque sea muy pequeño.

Cuando eres un emprendedor o estas haciendo algo importante y de repente cuando todo se te derrumba, da el primer paso, aunque este paso debe darse con un sentido, y me explico.

Acabas de perder un proyecto importante, estas hundido moralmente por que no te ha salido nada o no has conseguido los objetivos, por lo que te encuentras en una situación muy dura, lo ves todo muy negro, y no sabes ni reaccionar, no tienes fuerzas ni para levantarte de la cama. Así que lo primero que tienes que hacer es visualizar un objetivo grande y futuro. Plantéate un objetivo ambicioso pero posible, y no te preocupes mucho de la distancia que tengas que recorrer, por que actualmente te encuentras muy bajo de ánimo, por lo que te importará poco la distancia a recorrer para llegar a ese objetivo.

Lo segundo que tienes que hacer es dar el primer paso, por muy pequeño que sea, aunque parezca insignificante o imperceptible para otras personas. Para ti es un paso, es un avance, y luego darás otro, y así irás comenzando a volver a andar en tu nuevo proyecto, estos pasos que al principio parecen movimientos sin sentido, en poco tiempo se convertirán en un nuevo camino donde comprobarás que estás de nuevo en ruta, que sales de ese sentimiento de hundimiento que tienes.

Es muy importante que tengas un objetivo grande, no tiene que tener muchos detalles, por que ya irás haciendo esto con el caminar, pero es necesario que esos primeros pasos tengan un sentido, por que si no al final vas a caminar sin sentido y harás cosas que no te aporten nada, y podrás volver a caer en ese estado de hundimiento, dado que los pasos, ya sean pequeños o grandes, no te llevarán a ningún lado.

Cuando eres emprendedor y tienes que cerrar un proyecto, es fácil que vengan muchos a darte consejos, sobre todo por que tienen información del cierre de tu empresa y se creen con capacidad de orientarte mejor que tu mismo sobre tu futuro. No es cuestión de rechazar esta ayuda, ni de ignorar los consejos, escucha todo lo que digan, pero la realidad es que des el primer paso, y no pierdas tiempo visitando a mentores o consejeros pensando que serán ellos los que te acompañen a dar ese primer paso, debes darlo tu solo, por que el nuevo objetivo te lo has marcado tú, y cuando te veas de nuevo caminando, dando pasos, acude a ellos para las dudas que te vayan surgiendo con el nuevo caminar.

No todo es el monte es UBER

No todo es el monte es UBER, y es la realidad, no todo es como lo venden ni nos cuentan.

Cuando uno comienza a emprender, por ejemplo en España, se encuentra con que se tiene que dar de alta de autónomo para poder ejercer cualquier actividad, esto supone pagar ya una cuota mensual para la Seguridad Social, aparte de presentar todos los papales correspondientes cada trimestre a Hacienda. Esto supone empezar con un coste fijo, dado que tienes que pagar a una gestoría para que te lleve al día los papeles.

Lo que no me gusta de Uber es que los conductores quieren ganar dinero sin pagar lo estipulado por la Ley, que cada uno se pueda ganar el dinero como quiera, pero siempre cumpliendo las mismas reglas que los demás. Uber ha venido a desmontar un chiriguinto más de la administración, las licencia de taxis y sus beneficios, pero no vale desmontarlo por que si. Si los conductores de Uber quieren ganar dinero, como otros emprendedores, pues que paguen sus correspondientes impuestos, con lo que lo harán en igualdad con otros negocios, y no al margen de las instituciones. No se puede querer ganar dinero y no contribuir al sistema, por que cuando este malo querrá ir al hospital público, cuando tenga un accidente cobrar una baja, y que con nuestros impuestos se mantienen las carreteras y calles por la que el conductor de Uber hace negocio.

No estoy en contra de Uber, ni mucho menos, estoy totalmente a favor de este tipo de economía colaborativa, me parece un gran acierto. No me gusta nada el sistema actual de licencias de taxis de los ayuntamientos, y menos las mafia de algunas asociaciones que se creen dueñas de algunas paradas, como la del aeropuerto. Así que me encanta que aparezcan aplicaciones como las de Uber, pero estas no se pueden convertir en un espacio para el dinero negro.

Lo que no entiendo, y me sorprende, es por que no controlan los pagos a estos conductores. Todo el proceso se realiza por internet con tarjetas, por lo que es muy sencillo saber quien es el conductor y los ingresos que ha obtenido por su trabajo. Igual de sencillo es al final de mes pasar estos datos a hacienda. Pero no solo para Uber, si no para todas las plataformas que ofrezcan servicios de terceras personas. Con esta medida mejoraremos todos, dado que se recaudarán todos los impuestos, bajará la economía en negro, y el estado dispondrá de mas recursos para sus ciudadanos.

Otra cosa es los precios abusivos hacia los autónomos y los impuestos que les ponen. También cambiaría esto, pagando una cuota muy pequeña inicial, y luego ir pagando más en relación a los ingresos, de tal forma que te permita pagar muy poco al inicio de la actividad, pero cuando vayas obteniendo mas ingresos se te aumente la cuota.

Existen actualmente muchos portales de economía colaborativa, y creo que se deberían controlar y gestionar mejor de cara al pago de impuestos y seguridad social. No creo que sea algo muy difícil técnicamente de realizar.

Aprovecha cualquier momento para hablar en público

Emprendedor, aprovecha cualquier momento para hablar en público, es la mejor manera que tienes de perder el miedo a contar tu proyecto o una historia.

No te debe asustar la cantidad de personas que tengas delante, si lo que vas a relatar  es interesante captarás la atención de tu audiencia.

Aprovecha cualquier momento para hablar en público, pero no lo hagas si no tienes nada relevante que decir, pero es la mejor manera de entrenarse para cuando vengan reuniones o presentaciones importantes. Normalmente no se tienen muchas oportunidades así que aprovecha cualquier momento hablar en público. Apúntate a cualquier evento donde den la oportunidad de presentar proyectos o ideas, aunque sea en una esquina y te escuchen solo cinco o diez personas. Presenta tu idea o proyecto a cualquier concurso, evento, encuentro, o espacio donde te obliguen a hablar con público delante.

Prepárate un guión básico de lo que vas a decir, ensáyalo delante de un espejo, y luego haz las primeras pruebas con poco público, simplemente para poder ver sus caras de cerca y analizar mejor sus reacciones, con ello conseguirás información muy importante de como están recibiendo tu mensaje y si se están entretenidos o aburridos. Pero una vez hecho estas primeras pruebas iniciales ya no debes preocuparte por el número de oyentes que tengas, dado que ya conoces el discurso que vas a dar y la reacción de los que tienes delante.

Aparte de apuntarte a cualquier actividad en la que puedas hablar en público, aprovecha otras que surjan por casualidad, no tengas miedo, si solicitan alguien que exponga una idea o proyecto y estás entre el público, sal inmediatamente, no lo dudes, por que si no se te adelantaran y no podrás aprovechar la oportunidad. Además esto siempre te reportará un feedback positivo, tanto de la persona que te ha invitado a hablar con del público. Normalmente, estas exposiciones improvisadas son usadas como ejemplo y te dan mucha información sobre como lo has hecho, lo que te ayudará a mejorar la siguiente.

Para poder aprovechar cualquier momento para hablar en público no dudes en ensayar el discurso siempre, en refrescarlo de vez en cuando con los cambios que hayas hecho en tu proyecto, y actualizarlo con datos o noticias nuevas. Tenerlo actualizado sorprenderá todavía más a la audiencia.

Cuantas mas horas practique mejor lo harás, por eso es importante entrenar y entrenar, y no debes machacar a tus amigos o familiares, que además te darán una opinión sesgada, dado que son de tu confianza y no serán objetivos en sus críticas, además podrán incluso hacerte daño, dado que podrán alabar tu exposición cuando en verdad es de mala calidad, y no lo hacen de forma deliberada, pero sin darse cuenta hacen mas mal que bien. Es por esto que entrenes con desconocidos o profesionales, ellos serán muy sinceros y te ayudarán a mejorar.

No equivoques hablar en público con soltar un discurso en cualquier reunión, no puedes dar una charla de tu proyecto en una boda, por ejemplo, no es el sitio adecuado para probar la reacción de tus oyentes, dado que ellos han venido a pasarlo bien en la boda no a escuchar tu idea o proyecto. No confundir la necesidad de hablar en público con ser un pesado con todo el que te encuentres. Sin embargo los que acuden a un evento, reunión, charla, etc. , van a escuchar a otros hablar, están preparados para que les den conferencias. Los emprendedores que repiten sus discurso en cualquier situación lo único que consiguen al final es rechazo y que la gente le ponga pegas.