Resumen del año como emprendedor

resumen-del-an%cc%83o-como-emprendedorEscribo este artículo como resumen del año como emprendedor general, no en tanto sobre mis proyectos, y es que no me gusta hacer este tipo de artículos, pero debido a que ha sido un año lleno de altibajos quiero hacer un resumen de lo ocurrido durante el año 2015.

Lo mas buscado en Google lo podemos encontrar aquí, en este artículo de Genbeta.com, me choca encontrar en primer lugar Gran Hermano 16, después Eurovisión y tercero supervivientes, es una pena que estos sean los términos más buscados en España. Pero si lo piensas en plan emprendedor, es que hay tiene que haber negocio, de alguna manera sacar provecho a estas búsquedas, creando canales, contenidos, herramientas, utilidades, o algo que este ligado con la televisión , programas y las búsquedas de internet.

Por otro lado en Loogic podemos ver el crecimiento en el entorno emprendedor en cuanto a inversiones y adquisiciones de empresas de internet. Un dato bastante positivo, se puede comprobar como va creciendo este sector, sobre todo el de cantidad total invertida, aunque el número de inversiones sea menor al de 2014, la cantidad invertida es mayor.

No encuentro unas estadísticas en cuanto a la creación de incubadoras y espacios de coworking, pero mi percepción es cada vez hay más, siguen creciendo, aunque el problema lo veo más en que muchos lo hacen sin saber de verdad la utilidad de los mismos, y lo único que aprovechan es tener oficinas vacías que transforman en lugares sin contenidos interesantes, lo que al final les lleva a convertirse en mini oficinas a precio barato, pero sin el espíritu del coworking.

En cuanto a leyes se aprobó la ley de segunda oportunidad para el emprendedor. Una ley muy necesaria para aquellos que lo arriesgan todo en un proyecto y luego no pueden levantar el siguiente por unas deudas que le asfixian. Es importante esta Ley también para ir cuidando la figura del emprendedor, que empieza mayormente como autónomo, y suelen ser los mas desprotegidos por las leyes, exponen todo su capital y propiedades en su proyecto, por que normalmente lo que quieren es que todo salga bien, se genere trabajo y riqueza, pero si hay un problema están muy desprotegidos.

Parece que la economía de España va mejorando poco a poco, y que en este 2015 ha crecido, es buen dato, aunque siempre defiendo que emprender no entiende de análisis de mercado mundiales, siempre que el viento sople favorable será más fácil poder comenzar a navegar en el mundo empresarial.

Fuera del mundo emprendedor, al menos recordar la medalla de oro del equipo de baloncesto de España en el Eurobasket 2015, gran partido ante Francia en las semifinales, donde ellos jugaban como anfitriones, y final menos sufrida de lo esperada contra Lituania.

 

La navidad de un emprendedor de Sevilla

emprendedor-sevilla La navidad de un emprendedor de Sevilla es como la otro cualquiera, solo que con las peculiaridades de la ciudad, que en este caso son muchas.

Sevilla es una ciudad donde se vive bien, si no fuera por el paro que tiene, sería una buena elección, y es que la falta de trabajo hace que Sevilla sea un lugar difícil para los emprendedores, no tanto por la ciudad, que ofrece oportunidades, si no por la necesidad de obtener ingresos y beneficio rápido para los proyectos que empiezan. Al no disponer de una red de inversores e instituciones que ayuden al emprendedor, el camino es algo mas dificultoso que en otros lugares.

La navidad de un emprendedor de Sevilla es bastante sencilla, trabajar sin que te interrumpan mucho y acudir a los compromisos familiares y de amigos. Para mí personalmente es una fecha muy buena, por que me permite trabajar mucho tiempo continuo sin tener que acudir a reuniones con clientes, dado que parece que se paran durante tres semanas. En este tiempo las relaciones comerciales y de gestión de proyecto se ralentizan, casi todas se reactivan una vez pasado el día de Reyes Magos.

Es en estos momentos cuando puedo plantear el desarrollo de ideas o futuros proyectos, la falta de interrupciones me permite alargar las horas de trabajo continuo, y planificando bien todos los acontecimiento o celebraciones de esos días, puedes organizarte muy bien. Suelo desarrollar documentos para futuros proyectos.

En navidad además se supone que todo el mundo está alegre y que tiene un espíritu positivo, que aunque no tendría nada que ver con el trabajo que realices esos días, hay un transfondo que se flota en el ambiente y gracias a ello  afrontas mejor los trabajos que realices en ese tiempo.

Sevilla es una ciudad muy turística, por lo que está prepara para tener muchos tipos de servicios para el ocio, por lo que si tienes hijos dispones de muchas actividades recreativas para realizar. Esto te permite no tener que pensar mucho en que hacer con los hijos, y poder organizar actividades con otros familiares y sacar tiempo para trabajar sin problemas. Puedes llevarlos a actividades recreativas, culturales, deportivas, etc.

Ser emprendedor no tiene fecha ni calendario, pero si tienes hijos la navidad es un periodo en que tienes que cambiar tus pautas, pero esto no quiere decir que trabajes menos, simplemente hay que organizarse bien, y si lo haces dispondrás de mucho mas tiempo efectivo de trabajo, dado que como ya he comentado antes, tienes muchas menos interrupciones, y como los actos familiares ya están organizados, sabes perfectamente cuando y donde tendrás que acudir. Eso sí, hay que trabajar en la lista de los Reyes Magos antes de comenzar las fiestas, tener preparo todo lo necesario para que los Reyes Magos lleguen a casa y traigan los regalos de los mas pequeños.

 

El dichoso efecto 22 de diciembre en España

efecto-22-de-diciembre Llega de nuevo la lotería de navidad y volvemos a el dichoso efecto 22 de diciembre en España. Y es que después de pasaran tres años de otro artículo parecido, el efecto sigue estando al mismo nivel.

Resumo para los que no hayan leído el artículo hace tres años, si la lotería le toca a una señora de Valladolid que no conoces de nada y no vives en Valladolid, al medio día estás sentado delante de la televisión viendo como esa señora descorcha una botella delante de mucha mas gente y se pone a dar saltos de alegría. Pero si por casualidad la lotería no toca en Valladolid, si no en el bar donde desayunas todos los días y no se te ocurrió comprar un décimo, te entran unas ganas de no salir de casa, de no encender la tele, y si puedes de que se derrumbe el bar. Esto es lo que denomino el efecto 22 de diciembre.

¿Y cómo trasladamos esto al mundo emprendedor?, pues al mismo nivel, la gran mayoría de emprendedores cuando conviven con oros no quieren el éxito de sus compañeros si a ellos no les ha llegado, y por desgracia, esto sigue ocurriendo al día de hoy.

Veo esta actitud en muchos espacios de trabajo, en eventos, sobre todo con emprendedores del mismo nivel, por que los proyectos pueden estar en varios niveles, pues el efecto 22 de diciembre ocurre en cada distinto nivel. Todavía recuerdo la primera vez que me convocaron en un espacio con veinte emprendedores, en las mismas oficinas, y que esto iba a generar sinergias para que todos crezcamos. Pues ni un solo emprendedor nos contrató ni nos pidió ayuda, curiosamente si no solicitan ayuda para que le valoráramos presupuestos de otros proyectos que realizan lo mismo que nosotros, para que les diéramos nuestro visto bueno, empresas que estaban en Valladolid, por ejemplo.

Pensaba que este efecto iba a pasar más rápidamente, gracias sobre todo a todos los espacios colaborativos de trabajo que se están creando, pero incluso he descubierto que dentro de estos espacios se genera tanta competencia que no se puede ayudar a los compañeros, luchan incluso por ser lo mejores dentro de estos espacios en vez de sumar todos juntos.

Se que está dentro de nuestra genética estos comportamientos, que vamos cambiando poco a poco, pero a esta velocidad nos queda mucho trayecto todavía.

Podemos empezar con los centros de espacios compartidos por emprendedores, donde plantearía los objetivos de cada empresa y también los generales, como si todos los emprendedores fueran un equipo, forzando aunque fuera de esta manera un pensamiento colectivo positivo, y no estar solo centrados en un éxito personal. Poco a poco tenemos que ir pensando en que tenemos que crecer todos juntos, colaborando, ayudando, y no solo mirar con envidia el triunfo del vecino y no apoyarlo en lo más mínimo. Este inicio iría calando poco a poco en otros emprendedores, y en un futuro verían normal ayudar a sus vecinos y alegrarse de sus éxitos, aunque uno no los tuviera personalmente.

¿Y si el emprendedor pensara como una persona de setenta años?

y-si-el-emprendedor-pensara-como-una-persona-de-setenta-an%cc%83os ¿Y si el emprendedor pensara como una persona de setenta años?. Volviendo al post anterior, donde planteaba un ejercicio donde ver tu empresa como si fueras un niño de ocho años, ahora haremos lo contrario, como otro ejercicio, pensar en tu empresa como si fueras una persona mayor.

Para hacer el ejercicio puedes leer la metodología en el post anterior y aplicarla igualmente. A diferencia del otro ejercicio, este no lo suelo practicar, solo cuando veo que el anterior ha salido muy bien y tengo tiempo suficiente, hago este ejercicio.

En teoría las personas mayores son conservadoras, ni arriesgan, por que que según le dice la sociedad ya han arriesgado durante su vida y ahora solo les queda disfrutar su retiro hasta que mueran. Algo que no comparto, pero que desgraciadamente está impuesto en nuestro sistema social. Así que el ejercicio debe llevar a los emprendedores a pensar como conservadores, sin arriesgar, y que acciones casi seguras realizaría.

Este ejercicio tiene la utilidad para el emprendedor de ver como otros emprendedores darían los primeros pasos seguros, o que ellos consideran seguros, que seguro que chocan con los que el pensaba.

 

¿Y si el emprendedor pensara como un niño de ocho años?

y-si-el-emprendedor-pensara-como-un-nin%cc%83o-de-ocho-an%cc%83os ¿Y si el emprendedor pensara como un niño de ocho años?, es una cuestión que suelo lanzar en algunos de los talleres que hago con emprendedores. En este artículo explico resumido que hago con los emprendedores para que se pongan en la piel de niño de ocho años.

Una de las tareas que mas beneficios reporta a un emprendedor es ponerse en la piel de de sus clientes, empatizar con ellos y conocer bien sus necesidades. Para poner en práctica esta habilidades, antes incluso de tener claro quien son nuestros clientes, utilizo un sencillo juego, que simulen ser un niño de ocho años, piensen como ellos y describan como verían ellos el proyecto. Este ejercicio permite al emprendedor mejorar sus habilidades.

Para que el ejercicio sea mas efectivo se puede dar una vuelta de tuerca más, el emprendedor pensara como un niño de ocho años pero con el proyecto de otro de los miembros asistentes al taller. Así conseguimos dos objetivos, intentar ponerse en la piel de otro emprendedor, y obtener la visión de un niño de ocho años.

Procedemos pidiendo a lo emprendedores que describan su proyecto en un folio, de la mejor forma posible. Se juntan todos los folios y luego se reparten al azar. Cada emprendedor coge una y debe hacer la misa descripción como si fuera un niño. Luego van pasando uno a uno y hacen una presentación de no más de tres minutos. Utilizo el método folio por una simple razón, los clientes normalmente el primer contacto que tengan con un producto será una fotografía o vídeo y un texto, y si dejo que los emprendedores se entrevisten con otros para contarles sus proyectos, estos acabarán impregnados por las características que quiera el emprendedor que expone. Así que no hay mejor que cuando cojan el folia no conozcan nada del otro emprendedor y se centren solo en el proyecto.

Se les recuerda a los emprendedores que los niños tienen unas cualidades:

  • No ven nada por imposible: Por ejemplo piensan que ellos pueden construir un cohete con sus amigos y llegar a luna.
  • Siempre piensan en positivo: No hay nadie mas optimista que un niño.
  • Plantean ideas locas: No son ideas locas, en verdad son ideas sin ataduras, habrá algunas descabelladas, pero lo importante es que se plantean ideas sin corsel y algunas pueden ser francamente originales.

Gracias a este ejercicio los emprendedores se sueltan, vuelven a un inicio más inocente y sin ataduras, lo que ayuda a abrir su mente, a escuchar a otras personas, a reflexionar sobre  como pensarán sus futuros clientes. Si alguno emprendedor no colabora o lo ve una tontería, normalmente tendrá el mal del ego.

Este ejercicio se puede hacer en cuarenta o cincuenta minutos.