Archivos de la categoría: Inversor

De acuerdo com Martín Varsavsky

De acuerdo com Martín Varsavsky, para los que no lo conozcáis aquí tenéis algunas referencias suyas: Su blog y SuTwitter. Y acabo de leer un artículo suyo publicado en el Páis, y he pensado estoy “De acuerdo com Martín Varsavsky”.

En el artículo destaca muchas cosas, pero como cabecera viene una frase impactante: ”

“En España, si te va bien, ya le caes mal a la mitad de la población”

Esta frase me ha recordado a un artículo que ya publiqué hace tiempo: el efecto 22 de diciembre. Y es que tiene razón con esas palabras, aunque me gustaría matizar el “si te va bien”.

La mayoría de la gente asocia el “si te va bien” al dinero, a la riqueza económica, solo a esos aspectos, y caen en ese error, por que son precisamente los que mas te van a odiar, pero considero que a una persona le puede ir muy bien en muchos aspectos, el económico es solo uno de ellos, y precisamente no te aporta un gran valor personal, todos conocemos famosos y ricos que se han suicidado o son unos desgraciados, tanto a nivel personal como social, y eso no quiere decir nada, solo que tener dinero no quiere decir que te vaya bien.  Cuando he leído la frase he pensado por ejemplo en:

  • El matrimonio que es muy feliz, dos personas que se complementan perfectamente y se les ve lo felices que son. Si dos de cada tres matrimonios en España, por ejemplo, acaban en divorcio. Esto quiere decir que hay muchos que les caen mal los matrimonios que van y son felices.
  • Las personas que le encanta su trabajo aunque sea una basura, que van felices a su trabajo y que disfrutan mucho con el, y no les importa en tipo de trabajo ni el salario que ganan.
  • Las personas que no necesitan el dinero, aunque matizando, en esta sociedad todo el mundo necesita un mínimo para adquirir bienes, pero hay gente que es feliz con muy poquito, con casi nada, y eso es muy difícil de entender por otros.

Y esto son algunos de los ejemplos, siempre hay que tomarlos con matices, pero sirven para exponer lo que quiere decir Martín Varsavsky.

Y estoy de acuerdo com Martín Varsavsky por que hay muchas personas que odian ver la felicidad en otras, es como si ellos no supieran ser felices, y por ende, todos tendrían que ser infelices. Además tienen el punto de mira tan cercano, que si la felicidad es de un persona que no conoce como que pasa un poco, pero si ve esa felicidad cerca, la respira, entonces es cuando mas ce enciende y mas odio le crece en su interior. Y Martín lo expone muy bien en su artículo, es una característica de España, hay que saber vivir con ella, y por supuesto huir de ese tipo de personas si se puede.

La vida es muy corta, el tiempo se escapa hora a hora sin que nos demos cuenta, y lo fundamental es poder ser felices en todo lo que hacemos, familia, trabajo, relaciones sociales, aficiones, viajes, etc. Y solo es así como conseguirás alcanzar un cierto nivel de felicidad, cada uno tiene unos límites distintos, pero sobre todo hay una cosa importante, si eres feliz te tiene que importar un pimiento lo que piensen los demás, aparte de tu familia y amigo que te darán consejos por que te quieren. Si consigues practicar esta metodología, la de que buscas tu felicidad propia y pasas de los demás, te irá mucho mejor. Así que para finalizar estoy totalmente “De acuerdo com Martín Varsavsky“.

(la foto de este artículo la he sacado de esta web: http://paulclarke.com, me ha encantado)

Sueños de una noche de verano

Me gusta la frase de “Sueños de una noche de verano”, y la utilizo para expresar el ansia que suelen tener los emprendedores por conseguir financiación y convertirse en una referencia emprendedora.

Suele ser muy común en España escuchar a los emprendedores reclamar primero el dinero, la inversión, por ellos han tenido “Sueños de una noche de verano” que le han dado la idea única, y que además ellos son los mejores cualificados para llevarla a cabo. En este punto me gusta recomendar la lectura del libro “El mito del Garaje“, donde al principio habla del mito de que las empresas las crean unos chavales sin apenas conocimientos dentro de un garaje, y que el dinero vendrá cual maná por que ellos son muy “Cool”.

Todos hemos tenido “Sueños de una noche de verano”, es una época donde tenemos mas tiempo libre y el buen tiempo nos hace salir mas a la calle y poder descansar la mente del trabajo diario los que estén de descanso o vacaciones. Pero estos sueños no son más que eso, sueños, todos podemos soñar con querer ganar una medalla olímpica, pero muy pocos en verdad están preparados para intentarlo, y no digo ya ganarla. Y es en este punto donde los sueños se comienzan a romper con la realidad.

Los emprendedores rápidamente comienzan a solicitar financiación, muchos de ellos sin apenas experiencia profesional, sin apenas entrenamiento empresarial, y claro, normalmente nunca van a obtener capital a no ser que sea en un banco y avalado por algún familiar que cree en esos sueños, por eso se suelen llamar a estas primeras aportaciones la triple FFF. Y es que, un inversor o una entidad que gestiona fondos para startups lo primero que valora es al jinete, como ya hablamos anteriormente, y este deber estar formado, tener experiencia y conocimientos de gestión, y después una idea y un plan capaz de ser ejecutado. Esto es igual que un entrenador que ve a un deportista si tiene cualidades para llegar a ser olímpico, si lo cree, invertirá su tiempo entrenándolo.

En España necesitamos primero que se asuma esa realidad, que todos los emprendedores, ahora promovidos por una burbuja emprendedora, vean que la financiación en realidad no es para ellos, que primero tienen que demostrar muchas cualidades, aparte de la idea original, para poder acceder a capital riesgo.

Siempre que doy una charla en público a jóvenes emprendedores pregunto cual la principal causa por la que no emprenden, y el 80% suele decir la falta de financiación y que no les dan dinero para lanzar su proyecto. Suelo responder a esta queja con un ejemplo de como se montón un proyecto como menos de 100 €, filosofía Lean Startup, y tuvo éxito, como otros que conozco. Y también les recalco que ellos no están preparados para recibir ningún dinero, que primero tienen que demostrar que saben competir en ligas menores para que les den dinero para ascender a otras mas mayores.

Algunos emprendedores me sacan ejemplos de conocidos que levantaron dinero, pero casi siempre es por la triple FFF, y es que algunos tienen la suerte de tener conocidos con mucho dinero que quieren palmar 500.000 € o más.

Es bueno tener “Sueños de una noche de verano”, todos debemos soñar, pero luego hay que tener los pies bien puestos en el suelo, sobre todo a la hora de comenzar una aventura emprendedora en un entorno empresarial.

Demasiadas incubadoras y pocos huevos

La frase “Demasiadas incubadoras y pocos huevos” por desgracia no es mía, la ha dicho Luis Martín Cabiedes en un evento celebrado en Madrid para emprendedores. La frase ponía una al descubierto una realidad que el mismo esta viviendo, que le vienen muchas personas a presentar proyectos pero no son empresarios.

Con la frase de que hay demasiadas incubadoras y pocos huevos, también criticaba la moda actual de querer sacar emprendedores de las personas que no lo son, durante charla comentó varias veces que se confunden los términos. Comentó que para el un emprendedor es un empresario con la “L” puesta, que lo que quiere es que su StartUp se convierta en una empresa, y que en verdad hay pocos empresarios.

Al hilo de esta frase se puede pensar que un inversor está comprobando que no hay mas huevos que cocer, que por muchas mas incubadoras que se saquen, no hay contenido de calidad para rellenarlas, y que eso está haciendo que se intente hacer empresarios a personas que no tienen esas cualidades.

Recordando el post que ya escribí de que era necesario tener muchos campos de juego para los emprendedores, se contradice con la opinión que tiene Cabiedes de las incubadoras, y por eso no comparto al 100% su opinión. Se necesitan todo tipo de emprendedores, de todos los niveles, y claro, que los inversores solo quieren a los que ellos creen que les pueden llevar al éxito, pero en un ecosistema de emprendedores tiene que haber de todo, como en el mar, que encontramos ballenas conviviendo con el plancton. Algunos emprendedores fracasarán, otros tendrán empresas que sean auto empleos, otros pymes, y muy pocos grandes proyectos, de esos que salen en los titulares cuando se venden o se consiguen inversiones.

Las incubadoras son muy necesarias, hace unos años un emprendedor se encontraba mucho mas falto de ayudas y asesoramiento, sobre todo por que las instituciones que ofrecían ayudas a empresas hablaban otro idioma, no sabían ponerse a la altura de las necesidades de los emprendedores de starups y su ecosistema particular. Las incubadoras son un espacio especializado y de crecimiento común, que permite a los emprendedores crecer tanto en su proyecto como en su red social personal, y este segundo aspecto es casi igual de importante que el proyecto. Participar en una incubadora te abre una red de contactos en todos los aspectos, no solo en inversión, que te permitirá poder alcanzar mejores objetivos y apoyarte en otros profesionales.

En conclusión, no me parece muy acertada la frase, entiendo que es una manera de decir que todavía no hay mucha calidad, pero que es necesario esta fase de expansión, para que se quite el medio a lanzarse al emprendimiento y vayan apareciendo esos verdaderos emprendedores que creen empresas interesantes, que no van a crear empleo, eso me parece una gran mentira, algunas empresas llegarán a ser grandes y generaran puestos de empleo, pero normalmente de personas muy cualificadas.

 

Me interesa el jinete no el caballo.

 En una de las muchas charlas interesantes que ha habido en el EBE12,  Xabier Uribe-Etxebarría dio una magistral sobre el ecosistema que existe en Silicon Valley. Cuando la publiquen en la web del evento recomiendo verla.

Uno de los aspectos que trató fue cuando explicó que cuando tratas con inversores en el valle, están mas interesados en el emprendedor que en proyecto. Ej juego de palabras que hizo fue decir que estaban mas interesados en el jinete que en caballo

Aquí os dejo sus datos Twitter y linkedin:
@uribeetxebarria / Linkedin

Cuando le dices esto a un emprendedor no suele entenderlo, piensan que con un buen proyecto un posible inversor va estar entusiasmado al verlo, que presentar una buena idea es ya de por si garantía de éxito de la reunión, va a ver la rentabilidad al proyecto por que es bueno.  El proyecto tiene que tener una base innovadora y con la posibilidad de crecer en breve tiempo y ser rentable, pero lo importante es que el jinete sepa llevarlo al éxito.

Las tres cosas que no hay que decirle a un inversor

Cuando un emprendedor acude a un posible inversos a presentar un proyecto para pedirle financiación económica o de cualquier otro estilo, se le pueden dar muchos consejos de como expresarse o comportarse, pero hay tres frases claves que cualquier inversor con un poco de experiencia nunca quiere escuchar durante la explicación:

1.- Es un proyecto único

Se suele recurrir a esta frase con la intención de llamar la atención del posible inversor, de despertarle la curiosidad de lo que se le esta mostrando. El efecto producido es mas de lástima que de interés, dado que el posible inversor se hará una imagen negativa del emprendedor a pretender ser el único en el mundo al que se le ha ocurrido la idea y que le da el privilegio de mostrársela al inversor.

Se recurre a esta frase para enfatizar que lo que le está mostrando es algo muy ingenioso, salido de la mente brillante del emprendedor que tiene delante, que es un genio inventando cosas únicas.

Lo que el inversor en verdad esta percibiendo es una realidad muy distinta, está viendo a un emprendedor que se cree un genio, que no admitirá otras opiniones que le modifiquen ese producto único, es decir, está viendo un emprendedor que tenderá a cometer mas errores de los normales por defender la autenticidad de su proyecto por encima de todo.

2.- No existe competencia

Esta segunda frase suele seguir a la anterior, dado que si tu producto o servicio es único, se tiende a decir que no existe competencia, aunque a veces se suelta de primeras sin expresar la primera.

En este momento es cuando el emprendedor en su exposición queda totalmente vendido, dado que el inversor le hará preguntas sobre otros mercados o sectores, que aunque parezcan que no sean competencia directa, si lo son. Un ejemplo: Decidimos crear un negocio de ocio para abuelos y abuelas, un parque de bolas para mayores, aunque creamos que no existe competencia directa, no encontramos nada en google cuando buscamos, si la hay, los mayores tienen otro gran abanico de actividades para divertirse, la primera por ejemplo tomarse una tapas y bebidas en un bar con los amigos. Aunque el emprendedor no encuentre una competencia en parques recreativos para mayores, hay mucha en otros tipos de oferta para divertirse y pasarlo bien.

3.- Es perfecto el prototipo

La tercera frase que no se debe soltar es echar alabanzas sobre la perfección de lo que se le está mostrando. Actualmente se vive en un proceso de beta continua, Gmail estuvo cinco años en beta, por lo que intentar demostrar que tienes en la primera versión algo perfecto es demostrar falta de interés por los futuros usuarios y clientes, que al final son precisamente los que te van a ir ayudando a mejorar tu producto o servicio para que tenga éxito.

Esta frase esconde en su interior una ignorancia sobre el comportamiento del ciclo de vida de un producto y de los clientes, dado que al final serán estos últimos lo que harán ir modificando el prototipo inicial para ajustarse mejor a sus necesidades.

 

En resumen, todos los emprendedores suelen soltar estas frases en sus primeras reuniones con posibles inversores, dado que son impactantes y directas, pero lo importante es ir aprendiendo a eliminarlas y que cuando un posible inversor te corrija, aprenderlo para próximos encuentros.