El efecto 22 de diciembre

efecto-22-de-diciembrePor desgracia, he encontrado casi siempre una reticencia a contratar entre empresas jóvenes o profesionales que comienzan su andadura, esta reticencia viene muy alimentada por la envidia, sobre todo, a que si tu vecino que comenzó al mismo nivel que tú crezca empresarialmente mientras tu proyecto no arranca. En los niveles de inicio de cualquier empresa se buscan muchas sinergias, pero se encuentran muy pocas.

La envidia hace que si dos empresas, que incluso comparten espacio en una aceleradora o edificio, no se apoyen con contratos o carga de trabajo, dado que entonces se piensa que se le está ayudando a crecer. Para explicarme en esta afirmación utilizo el titular de este artículo, es la frase que explica el concepto.

El veinte dos de diciembre en España se celebra la lotería de navidad, es el sorteo mas importante del año y donde los premios son mas grandes. Los jugadores se gastan mucho dinero con la esperanza de que le toque el mejor premio, que se llama el gordo. Ese día los telediarios abren las noticias con las imágenes de los afortunados millonarios, esparciendo cava delante de la administración de lotería mientras se dan besos y abrazos. El resto de jugadores no agraciados se encuentran delante del televisor compartiendo la alegría de los premiados.

Hasta aquí el ritual anual se repite con normalidad todos los años, pero siempre hay una muy pequeña parte de jugadores que prefiere quemar el televisor, son aquellos vecinos y próximos a los que no les ha tocado, aparte de no querer ver a sus vecinos celebrando su fortuna en la televisión, les entran unas ganas de salir a la calle a quemarles el coche y que su perro haga caca en su puerta.

Cuando se trata de dinero que ayuda a una empresa muy próxima a crecer, es muy difícil que un vecino te contrate, igual que con la lotería, la proximidad tiene un aspecto positivo de colaboración y ayuda, pero casi siempre que no haya dinero de por medio, en ese momento, muy pocas personas se convierten de verdad en participativas, dado que tienen que contratar a su vecino y ayudarle a crecer.

Por desgracia este efecto de 22 de diciembre ocurre muchas veces, sobre todo a niveles iniciales de proyectos y empresas. Personalmente lo he vivido en dos centros distintos de aceleradoras de empresas, donde ninguna de las empresas allí contrataba a otra, si no que siempre casi todas ellas contrataban proveedores externos. No hay que caer en extremos, no siempre es así, pero en verdad es un síntoma generalizado, que se palpa en el ambiente de estos centros, reina mas la envidia que la colaboración, que no quiere decir que no exista, si no que es más difícil encontrarla.

2 respuestas en “El efecto 22 de diciembre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *