Archivado con la Etiqueta: emprendedor

El frío del sol

el-frio-del-solEl frío del sol representa para mí que hasta en los sitio mas helados lega el calor, y eso que estamos actualmente en el hemisferio norte de la tierra en verano, y que según los expertos en cambio climático, cada vez serán mas calurosos.

Me gusta usar la expresión del que el sol siempre calienta hasta en los peores momentos, y esto le cuesta verlo a los emprendedores, que cuando entran en época de glaciación piensan que van a acabar en breve tiempo congelados. Y nada más lejos de la realidad, lo que pasa es que hay que verlo como una travesía. Cuando el proyecto o la empresa van mal, y ya es difícil remontarlo, se comienza a caminar por una senda helada, donde todo son penurias, pero aún así, se puede aprender mucho de ese recorrido. Por eso digo que hasta en los sitio mas fríos sale el sol.

En la época de verano se ve todo con mas alegría, básicamente por el efecto de que los días son mas largos, y los ánimos suben, pero si la startup comienza su declive, por muchos buenos días que haga, el emprendedor se sentirá congelado,  sobre todo por no haber conseguido sus objetivos y tener que comenzar su periodo de retirada.

Nunca hay final para un emprendedor, son etapas, algunas con éxitos otras con fracasos, pero siempre sabiendo que una vez pase ese camino helado, volverá de nuevo y comenzará con nuevas ilusiones.

 

La guerra de las patatas

la-guerra-de-las-patatasLa guerra de las patatas es una frase que suelo usar bastante, sobre todo, cuando me viene un emprendedor a contarme sus batallitas y a justificar por que no le van bien las cosas.

Cuando el emprendedor comienza a contarme el porque no van bien las cosas, y cuando comienza su relato parece que me está contando el argumento de la Guerra de las Galaxias. Unos malos malísimos, que suelen vestir de negro que solo han venido a a este mundo a destruirle para siempre, y él, un salvador del universo, vestido de blanco y que tiene super poderes, pero que ha sido injustamente tratado por el imperio.

Como siempre digo, esto es exagerar mucho cada caso, pero en general, mirándolo por encima me recuerda a esa película, incluso muchas veces no falta el contrabandista que le ha engañado, prometiéndole unas gangas por una ridículas comisiones, que luego no son realidad.

A mi todo esto me suena a la “Guerra de las patatas”, es decir, a buscar un malo malísimo para justificar el no poder alcanzar el éxito.

Hay que tener mucha autocrítica para reconocer todos los errores que cometemos, y valorar que hemos llegado a éste punto por nuestras propias decisiones. Cuesta mucho asumir que todo se debe a nuestras elecciones, pero la realidad. Es verdad que la suerte existe, que a veces puede cambiar el rumbo de forma drástica, pero si eso no sucede, no podemos crearnos películas para dar cobertura a nuestro fracaso, y menos películas que parecen guiones de cine.

Tener el botón de stand by

stand-by-botonTener el botón de stand by es mas que necesario para un emprendedor, más que nada porque aunque te dicen que como emprendedor tienes que estar siempre activo y no puedes dormirte, es mas que necesario algunas veces desconectar, quedar enchufado, con corriente, pero sin tener que estar encendido.

Tener un botón de stand bay es una forma de llamar a la reflexión, que aunque siempre estés alerta, conectado, debes estar en reposo para volver a cargar las pilas y disminuir cometer errores en el día a día.

Cuando un emprendedor acude a una reunión de motivación, de estimulación del espíritu emprendedor, como es lógico, siempre le dicen palabras positivas, le enseñan técnicas para mejorar la gestión del tiempo, de sus recursos, y para que pueda llegar a triunfar. Pero contrariamente, raramente les enseñan técnicas de relajación, de reflexión o de crear un ambiente de pausa que te permita luego retomar con mas energía las tareas pendientes que te esperan. Es normal, es mas sencillo hablar de motivación, de aspectos positivos, de poner una metodología de gestión, que tener que hacer un ejercicio de intromisión en la cabeza de cada emprendedor y enseñarle a pausar cuando es necesario, los beneficios que se genera y lo necesario que son.

Si no dispones de un botón de Stand by es mejor que lo busques y te lo insertes en la cabeza. Para hacerlo debes seguir un proceso muy sencillo, cuando decidas que metodología de trabajo vas a realizar, como vas a organizar tu proyecto y que tareas diarias puedes realizar con un cien por cien de calidad, entonces, en ese momento, piensa que debes tener tu tiempo de stand by, tu espacio para descansar sin dejar de estar conectado.

Actualmente a todos los emprendedores les explican como organizar su trabajo de forma sencilla, ágil, con las prisas de salir al mercado cuando antes para probar tu modelo de negocio, y en todo estos procesos nunca te introducen de forma explícita el tiempo de stand by. Cuesta mucho al inicio aprender a desconectar, por que en teoría si eres emprendedor debes dejar el alma al inicio de tu idea, exprimir esos primeros meses de forma intensa, ya tendrás después tiempo una vez tengas el modelo de negocio facturando.

En resumen, que todo emprendedor debe dejar en su agenda diaria un tiempo para estar en pausa, para hacer otras cosas, esto le vendrá muy bien para todo y también estar mas fresco para tomar decisiones.

 

Emprendedor, elige el color que me mejor te represente.

elije el color que mas te representeEmprendedor, elige el color que me mejor te represente, y no es algo que parezca una tontería, es muy importante.

Debes elegir el color que te represente en la ropa que te pones. El mas famoso ejemplo era Steve Jobs, que todo el mundo le recuerda con sus ropas de color negro.  Es algo exagerado cuando estás comenzando, pero en realidad es importante, por que cuanto mejor te sientas con la ropa y los colores que vistes, mayor será tu confianza en las reuniones, presentaciones de productos, etc.

También es muy importante el color para identificar tu marca y tu producto. Y aquí si debes pensarlo mucho, dado que desde el primer momento que sales a explicar tu proyecto estas generando marca, y debe tener los colores que represente tu producto o servicio. Para ello lo mejor es hacer un modelo de negocio, identificar nuestro público objetivo, y a partir de ahí determinar los colores que vas a usar en tu marca, logotipo y productos.

Cuando vayas avanzando en tu proyecto y te prodigues mas en público tienes que tener en cuenta que aparecerás en muchas fotos y vídeos que dejaran huella en la red. Y aunque parezca una tontería, es importante, si desde el principio mantienes una coherencia en los colores y vestimenta, se podrá ver tu evolución como emprendedor por las imágenes, pero se verá sutilmente desde el principio que ya tenías claro tu camino.

Personalmente me gustan los colores vivos y alegres, colores que crean un buen ambiente y no son tristes o apagados. Aunque parezca algo simple vestir siempre con los mismos colores o el mismo tipo de ropa, en realidad defiendo esta postura diciendo que lo importante es el mensaje que transmitimos no la ropa que llevamos, si las otras personas no se fijan en tu vestimenta, se podrán fijar más en tu mensaje o en el producto que estás presentando.

El aspecto de los colores también hay que trasladarlo a todo lo que hacemos, al entorno de trabajo, al color de las paredes de la oficina, de las mesas, de las sillas, etc. Existe toda una filosofía dentro este ámbito de la decoración, pero sin entrar en extremismos, es importante tener este concepto para todo lo que hacemos en la empresa.

Parece que es este aspecto hay una diferencia entre los hombres y las mujeres, dicen los científicos que las mujeres pueden diferenciar mejor los colores, así que si eres una emprendedora estás de enhorabuena por que entenderás mejor la importancia de elegir un color para todo lo hagas en tu proyecto y para tu persona, y si eres hombre te recomiendo que te dejes asesorar por una mujer.

La dificultad de elegir camino

la-dificultad-de-elegir-camino La dificultad de elegir camino es una constante diaria en la vida del emprendedor, y requiere tomar decisiones rápidas pero que estas no sean a lo loco y sin una previa meditación.

Cada día hay andar el camino del emprendimiento, y este te hace llegar a cruces de caminos donde se deben tomar decisiones, y para saber a donde se llega no existe un mapa, no hay un camino señalado hacia el éxito, es por eso que las herramientas de las que dispone un emprendedor para tomar las decisiones de que camino coge, deben ser preparadas antes de comenzar el camino, y luego ir variándolas según las circunstancias del proyecto.

En la mochila meteremos esas herramientas que nos señalen el camino, y que nos ayuden a tomar decisiones:

  • Modelo de negocio:  Planificar un modelo de negocio nos ahorrará mucho tiempo en todos los cruces diarios que nos encontremos. Un claro ejemplo es cuando nos surja una oportunidad de negocio o de modificar nuestro producto para un cliente en concreto. Miramos unos segundos el modelo de negocio y vemos si encaja en nuestra propuesta y si no lo descartamos y seguimos por donde queríamos. Si no tenemos modelo de negocio este cruce nos hará perder mucho tiempo y posiblemente dinero.
  • Equipo preparado: Si en el camino vamos con un equipo o socios preparados para reconocer el terreno, sabremos que camino tomar, si no perderemos mucho tiempo estudiando los temas nuevos que nos salgan y tomando decisiones sin disponer de una opinión profesional.
  • Una agenda de contactos: Como no se puede saber de todo, es bueno llevar una agenda de contacto que cubra todas las posibles incertidumbres de los caminos, todos los aspectos tanto del proyecto como de la empresa, por ejemplo los legales, no podemos tomar una decisión en nuestro camino y que al tiempo descubramos que lo queremos hacer esta prohbido por la Ley o tiene muchos requisitos legales.

 

Básicamente con estos tres elementos podrás tomar de forma rápida las decisiones a las que te lleve el camino, aunque habrá otras que tengas que reflexionarlas mas en profundidad, no tanto por la problemática de encontrarte en un cruces de caminos, si no por el nuevo horizonte que se te abre si cambias de dirección y decides elegir un nuevo rumbo.

Los emprendedores no deben darle importancia a la toma de decisiones, hay que tener una filosofía mas amplia de ensayo y error, mas que de planificación estratégica a largo plazo antes de empezar, que no te de corte volver al anterior cruce de caminos y tomar otra dirección distinta reconociendo que antes de equivocaste.

No es época de apuntarse al gimnasio

no-es-epoca-de-apuntarse-al-gimnasio No es época de apuntarse al gimnasio, y ahora explico muy bine por que.

Cuando comienza el año muchas personas se hacen propósitos, entre ellos el de hacer ejercicio y perder peso, o hacer ejercicio para estar más en forma, cualquiera de las dos opciones me es válida. Pero resulta que en verdad esta es la peor época para apuntarse a un gimnasio, es en la época en que menos vale tu inversión, junto con septiembre, pero a diferencia de este, en España en esta época hace frío y estamos ya metidos en el curso estudiantil.

Apuntarse por tanto en enero significa que por el mismo dinero, quitando ofertas puntuales de inscripción que hacen algunos gimnasios, habrá más gente, tendrás q veces que esperar para usar máquinas o apuntarte a clases, las duchas estarán mas completa, en definitiva, que por el mismo precio en otros meses disfrutarás mas de lo que te ofrece el gimnasio.

Es por eso que mejor esperar pasar unos meses, que venga el buen tiempo y que los días sean mas largos. Y esa es la otra pega de esta época, el frío te hace ser más perezoso, te cuesta mas salir de casa, andar por la calle, por lo que tu fuerza de voluntad se verá disminuida, si te apuntas en septiembre, aunque en el gimnasio haya más gente, el tiempo es mejor, los días mas largos, y tu fuerza de voluntad se resistirá menos.

Otro aspecto importantes son los hábitos del día a día, si comienzas en septiembre puedes cambiar el calendario, dado que te adaptas a las obligaciones a la vuelta del verano, clases particulares, talleres, actividades de los hijos, etc. Puedes meter el gimnasio dentro de esa programación del curso. Pero si empiezas en enero te ves ya más obligado a cambiar esa rutina semanal, algo que vuelve a menoscabar tu fuerza de voluntad.

Por eso recomiendo que se empiece el gimnasio con el buen tiempo, pasado abril, y que comiences a encajar esta actividad con tu calendario habitual, y que por supuesto no vaya asociado a otro objetivo, por ejemplo la dieta, ya que esto te haría mantener una tensión demasiado fuerte al principio, y si fallas en alguno de los dos propósitos caerá el otro por su propio peso.

Y hablando de forma emprendedora, por el mismo dinero, en enero mi retorno de inversión es menor, por lo que debería pensar en hacerla en otro momento. Es por ello que como en todas las facetas de la vida, no hagas las cosas cuando todo el mundo lo hace, espera los momentos valle, donde tu inversión de tiempo y dinero te de más retorno. E igual que con la dieta, no mantengas dos objetivos tan ambiciosos a la misma vez, esto te obligará a tener una fuerza de resistencia mayor, y a que te sometas a mayor presión, y si por cualquier circunstancia cedes en algunos de los objetivos el otro se resentirá,  cuando si hubieras planteado los objetivos de uno en uno, si cae el primero el segundo seguirá intacto y tu voluntad de llevarlo a cabo será mayor.

El dichoso efecto 22 de diciembre en España

efecto-22-de-diciembre Llega de nuevo la lotería de navidad y volvemos a el dichoso efecto 22 de diciembre en España. Y es que después de pasaran tres años de otro artículo parecido, el efecto sigue estando al mismo nivel.

Resumo para los que no hayan leído el artículo hace tres años, si la lotería le toca a una señora de Valladolid que no conoces de nada y no vives en Valladolid, al medio día estás sentado delante de la televisión viendo como esa señora descorcha una botella delante de mucha mas gente y se pone a dar saltos de alegría. Pero si por casualidad la lotería no toca en Valladolid, si no en el bar donde desayunas todos los días y no se te ocurrió comprar un décimo, te entran unas ganas de no salir de casa, de no encender la tele, y si puedes de que se derrumbe el bar. Esto es lo que denomino el efecto 22 de diciembre.

¿Y cómo trasladamos esto al mundo emprendedor?, pues al mismo nivel, la gran mayoría de emprendedores cuando conviven con oros no quieren el éxito de sus compañeros si a ellos no les ha llegado, y por desgracia, esto sigue ocurriendo al día de hoy.

Veo esta actitud en muchos espacios de trabajo, en eventos, sobre todo con emprendedores del mismo nivel, por que los proyectos pueden estar en varios niveles, pues el efecto 22 de diciembre ocurre en cada distinto nivel. Todavía recuerdo la primera vez que me convocaron en un espacio con veinte emprendedores, en las mismas oficinas, y que esto iba a generar sinergias para que todos crezcamos. Pues ni un solo emprendedor nos contrató ni nos pidió ayuda, curiosamente si no solicitan ayuda para que le valoráramos presupuestos de otros proyectos que realizan lo mismo que nosotros, para que les diéramos nuestro visto bueno, empresas que estaban en Valladolid, por ejemplo.

Pensaba que este efecto iba a pasar más rápidamente, gracias sobre todo a todos los espacios colaborativos de trabajo que se están creando, pero incluso he descubierto que dentro de estos espacios se genera tanta competencia que no se puede ayudar a los compañeros, luchan incluso por ser lo mejores dentro de estos espacios en vez de sumar todos juntos.

Se que está dentro de nuestra genética estos comportamientos, que vamos cambiando poco a poco, pero a esta velocidad nos queda mucho trayecto todavía.

Podemos empezar con los centros de espacios compartidos por emprendedores, donde plantearía los objetivos de cada empresa y también los generales, como si todos los emprendedores fueran un equipo, forzando aunque fuera de esta manera un pensamiento colectivo positivo, y no estar solo centrados en un éxito personal. Poco a poco tenemos que ir pensando en que tenemos que crecer todos juntos, colaborando, ayudando, y no solo mirar con envidia el triunfo del vecino y no apoyarlo en lo más mínimo. Este inicio iría calando poco a poco en otros emprendedores, y en un futuro verían normal ayudar a sus vecinos y alegrarse de sus éxitos, aunque uno no los tuviera personalmente.

¿Y si el emprendedor pensara como una persona de setenta años?

y-si-el-emprendedor-pensara-como-una-persona-de-setenta-an%cc%83os ¿Y si el emprendedor pensara como una persona de setenta años?. Volviendo al post anterior, donde planteaba un ejercicio donde ver tu empresa como si fueras un niño de ocho años, ahora haremos lo contrario, como otro ejercicio, pensar en tu empresa como si fueras una persona mayor.

Para hacer el ejercicio puedes leer la metodología en el post anterior y aplicarla igualmente. A diferencia del otro ejercicio, este no lo suelo practicar, solo cuando veo que el anterior ha salido muy bien y tengo tiempo suficiente, hago este ejercicio.

En teoría las personas mayores son conservadoras, ni arriesgan, por que que según le dice la sociedad ya han arriesgado durante su vida y ahora solo les queda disfrutar su retiro hasta que mueran. Algo que no comparto, pero que desgraciadamente está impuesto en nuestro sistema social. Así que el ejercicio debe llevar a los emprendedores a pensar como conservadores, sin arriesgar, y que acciones casi seguras realizaría.

Este ejercicio tiene la utilidad para el emprendedor de ver como otros emprendedores darían los primeros pasos seguros, o que ellos consideran seguros, que seguro que chocan con los que el pensaba.

 

¿Y si el emprendedor pensara como un niño de ocho años?

y-si-el-emprendedor-pensara-como-un-nin%cc%83o-de-ocho-an%cc%83os ¿Y si el emprendedor pensara como un niño de ocho años?, es una cuestión que suelo lanzar en algunos de los talleres que hago con emprendedores. En este artículo explico resumido que hago con los emprendedores para que se pongan en la piel de niño de ocho años.

Una de las tareas que mas beneficios reporta a un emprendedor es ponerse en la piel de de sus clientes, empatizar con ellos y conocer bien sus necesidades. Para poner en práctica esta habilidades, antes incluso de tener claro quien son nuestros clientes, utilizo un sencillo juego, que simulen ser un niño de ocho años, piensen como ellos y describan como verían ellos el proyecto. Este ejercicio permite al emprendedor mejorar sus habilidades.

Para que el ejercicio sea mas efectivo se puede dar una vuelta de tuerca más, el emprendedor pensara como un niño de ocho años pero con el proyecto de otro de los miembros asistentes al taller. Así conseguimos dos objetivos, intentar ponerse en la piel de otro emprendedor, y obtener la visión de un niño de ocho años.

Procedemos pidiendo a lo emprendedores que describan su proyecto en un folio, de la mejor forma posible. Se juntan todos los folios y luego se reparten al azar. Cada emprendedor coge una y debe hacer la misa descripción como si fuera un niño. Luego van pasando uno a uno y hacen una presentación de no más de tres minutos. Utilizo el método folio por una simple razón, los clientes normalmente el primer contacto que tengan con un producto será una fotografía o vídeo y un texto, y si dejo que los emprendedores se entrevisten con otros para contarles sus proyectos, estos acabarán impregnados por las características que quiera el emprendedor que expone. Así que no hay mejor que cuando cojan el folia no conozcan nada del otro emprendedor y se centren solo en el proyecto.

Se les recuerda a los emprendedores que los niños tienen unas cualidades:

  • No ven nada por imposible: Por ejemplo piensan que ellos pueden construir un cohete con sus amigos y llegar a luna.
  • Siempre piensan en positivo: No hay nadie mas optimista que un niño.
  • Plantean ideas locas: No son ideas locas, en verdad son ideas sin ataduras, habrá algunas descabelladas, pero lo importante es que se plantean ideas sin corsel y algunas pueden ser francamente originales.

Gracias a este ejercicio los emprendedores se sueltan, vuelven a un inicio más inocente y sin ataduras, lo que ayuda a abrir su mente, a escuchar a otras personas, a reflexionar sobre  como pensarán sus futuros clientes. Si alguno emprendedor no colabora o lo ve una tontería, normalmente tendrá el mal del ego.

Este ejercicio se puede hacer en cuarenta o cincuenta minutos.

 

No hay brújula para el emprendedor

emprender-cuestion-de-espirituNo hay brújula para el emprendedor, y el que diga lo contrario esta mintiendo.

Muchos emprendedores me preguntan por que camino deben seguir, y es en si una pregunta peligrosa, dado que nadie puede saber que camino debe seguir, dado que a diferencia del norte magnético,  que anda casi siempre esta en el mismo sitio, con una diferencia de algunos kilómetros, en el mundo del emprendimiento no existe ese norte, por lo que nadie te puede dar una brújula que te oriente en el camino de emprender.

Como ya he comentado muchas veces, hay cierto tipo de asesores que aseguran a los emprendedores que ellos tienen esa brújula, que saben hacía donde les orientan, pero la realidad es muy distinta, dado que ni ellos mismos saben hacia donde apunta la aguja.

Lo que si puede hacer un asesor es asesorarle con datos y experiencias reales, transmitir a los emprendedores sus errores cometidos, como se enfrentó a ellos y como los solucionó, y también puede ayudarles a dar consejos por si un emprendedor se encuentra en una situación parecida a la que el vivió y como la resolvió, aunque siempre cada caso tiene sus peculiaridades.

Muchas  veces venden la idea de que se dispone de la brújula, pero en realidad no hay brújula para el emprendedor, a veces es un invento para intentar sacarle dinero o participaciones de su proyectos por sus consejos.

Pero aún así yo me fabricaría mi propia brújula y construiría mi propio polo norte magnético, de tal forma que aunque no supiera bien el camino siempre andaría hacia donde me indicara la aguja. ¿Y cómo lo haría?.

  1. Fijaría una frase que definiera mi proyecto
  2. Marcaría el público objetivo
  3. Pondría los detalles básico de mi proyecto

Lo colocaría en un papel de forma visible en mi espacio de trabajo, después me fabricaría una brújula de papel, para poder tocarla, y cada vez que tuviera que tomar una decisión cogería la brújula con mi mano, pensaría en cual la dirección correcta mirando el papel. Normalmente nos desviamos en nuestro objetivo por que nos dejamos llevar por un viento pasajero, que aunque sople fuerte, es simplemente pasajero. Otra cosa es pivotar sobre la idea, que una vez intentado validar el modelo de negocio, descubrimos que no existe como tal, pero durante esta evaluación hemos mantenido el rumbo que indicaba nuestra brújula.

Aunque parezca algo estúpido, representar en papel los pensamientos y reflexionar sobre si vamos en la dirección correcta, es un buen método, si además esto lo representamos con una brújula creada por nosotros, puede ser una forma sencilla de no dejarnos arrastrar por los cantos de sirenas de todo el mundo que nos rodea, asesores, familiares, coaching, etc.