Emprender es tener ilusión

Son muchos los días en que afrontar un camino sin saber que te depara el futuro es muy duro, sobre todos en los inicios de un proyecto. La incertidumbre de cada día es un líquido muy corrosivo, muy peligroso de manejar.

La mejor manera de detener el proceso de desmoralización que te ocurre es tener una capa de ilusión que te proteja. Eliminar de tu lado a las personas negativas y a las optimistas es un buen paso, ¡si! , también a estas segundas, aunque parezca una contradicción, las negativas de por si te arruinan cualquier paso que quieras dar, se encargan de hacerte ver todo negro, y los optimistas, tampoco son un faro a seguir, dado que normalmente están poniendo metas, fechas o cifras muy difícil de cumplir, y cuando se acerca el objetivo marcado y no se cumple, vuelven a poner otra meta optimista que casi nunca se cumple. Al final el círculo de objetivos optimistas que no se cumplen se convierte en papel mojado casi igual que los comentarios negativos, escuchar a un familiar  o amigo diciendo: “En seis meses seguro que están ya ganando mucho dinero”, “En navidades estamos celebrándolo en ese restaurante”, etc, y pasa el tiempo y sigues en el día a día enfrascado intentando salir adelante, te duele tanto las frases optimistas como las negativas.

Por eso hay que tener una capa de ilusión, algo que de verdad te de energía para cada día, y ya llegarán poco a poco los objetivos y los buenos resultados. Si tomamos esta descripción de ilusión me quedo con la tercera opción:

ilusión

  1. f. Imagen sugerida por los sentidos que carece de verdadera realidad:
    ilusión auditiva.
  2. Esperanza que carece de fundamento en la realidad:
    no te hagas ilusiones.
  3. Entusiasmo, alegría:
    me hizo mucha ilusión el regalo.

Lo importante es poner entusiasmo y alegría en todo lo que hace, sin vivir en objetivos optimistas casi inalcanzables, pero las ganas de seguir adelante siempre te llevarán a un lugar bueno, a ver las cosas con un matiz optimista de que a algún sitio llegarás y que será tu esfuerzo y tesón el que te lleve.

A veces, para que este entusiasmo no decaiga, ni en los peores momentos, suelo recurrir a música, sobre todo alguna que me recuerde un momento muy positivo de mi vida. La música suele ser mi gasolina que recarga el día de entusiasmo cuando lo necesito, desde la llegada de spotifygrooveshark u otros, puedo acceder a una canción en concreto para levantar el ánimo. La ilusión no desaparece nunca, solo que de vez en cuando necesita un momento de carga musical.

La diferencia entre un emprendedor que va a tener éxito personal y oro que no, que no tiene por que estar necesariamente acompañado de un éxito comercial, es que se le ve esa capa de ilusión cuando habla, cuando se le ve reflexionando, con los gestos que realiza, esa capa de ilusión es la que al final diferencia a un emprendedor de un auto empleado. Estos segundos trabajan para vivir, los primeros viven la vida y entre otras cosas hacen cosas por las que se ganan dinero, pero no las consideran tanto un trabajo si no mas bien un hobby que les ilusiona.

1 comentario en “Emprender es tener ilusión”

Deja un comentario